Presupuestos

Las autoridades regionales cifran en 7.000 millones su déficit sanitario

Las autonomías arrastran hasta hoy un déficit sanitario superior a los 7.000 millones de euros. Los Gobiernos regionales están dispuestos a racionalizar el gasto, pero piden a Madrid que les compense por la mayor población.

Los recursos previstos cuando se diseñó en 2001 el actual modelo de financiación se han demostrado insuficientes, sobre todo por la presión al alza de unos gastos, afectados por un incremento de la población muy por encima de lo estimado, a lo que se han sumado medidas discrecionales de algunos gobiernos regionales, como una fuerte subida de salarios del personal y la imposibilidad de frenar el gasto farmacéutico.

Según cálculos del Grupo de Análisis del Gasto Sanitario, coordinado por la Intervención del Estado, las comunidades autónomas, acumulaban ya a finales de 2003 una deuda de 5.266 millones. Gran parte de ella, a sus proveedores. Este déficit se ha sobrepasado con creces, alcanzando los 7.000 millones en 2005, según estimaciones de los gobiernos autónomos.

Cataluña se encuentra en primer lugar, acosada por el fuerte incremento poblacional en su territorio y el hecho de ser una de las autonomías que comenzó a gestionar antes esta competencia (1981).

Sólo el déficit catalán se acerca a los 3.000 millones, casi la mitad del total del sistema sanitario. A finales de 2003 había acumulados 2.175 millones, del anterior Ejecutivo regional, a los que hay que sumar a partir de ahí unas pérdidas anuales de 500 millones. Eso sin contar las inversiones necesarias para recapitalizar el Instituto Catalán de la Salud (otros 820 millones).

La Comunidad Valenciana se apunta otros 1.986 millones. En 2002, acumuló 254 millones; en 2003, 436; en 2004, 596; y para este año el consejero de Economía, Gerardo Camps ha previsto 700 millones más. Madrid, Baleares y Andalucía acumulan 1.900 millones. Aparte, se encuentran los pequeños desfases de las otras 12 regiones.

Las próximas semanas serán vitales para dar avanzar en la resolución del problema. El Gobierno se ha comprometido a llevar una propuesta a la Conferencia de Presidentes en la que participarán José Luis Rodríguez Zapatero y los líderes 17 autonómicos. Una cita aún no convocada pero que está prevista para finales de julio.

Los Ejecutivos regionales han pedido a Zapatero a que entregue ya su plan para poder discutirlo con calma.

La intención es fijar una primera 'compensación' con cargo a los Presupuestos del Estado del año próximo, para abordar una reforma del sistema en 2006.

Todas las comunidades recalcan que el aumento de la población debe ser tenido en cuenta al analizar este problema, en un país que cuenta ahora con 4 millones de habitantes más que en 1999. Sin embargo, dos informes encargados por el Ministerio Economía revelan que hay circunstancias, además de la población, que han contribuido a disparar el gasto sanitario, como los salarios del personal y el gasto farmacéutico.

Recortes de impuestos

Además, a pesar del déficit sanitario, casi todas las comunidades han aprobado recortes de impuestos que han recortado la recaudación.

Siete comunidades han implantado recargos en las gasolinas para mejorar su financiación sanitaria, pero este tributo no está resultando suficiente para sufragar la sangría del gasto.

Cataluña. Dispuesta a hablar de copago 'si el Estado central lo propone'

El Gobierno catalán 'no tiene previsto incluir' en su propuesta de financiación sanitaria 'ninguna medida de copago', según el consejero jefe, Josep Bargalló. Sin embargo 'está abierto a debatir esta posibilidad si el Estado lo propone' en la Conferencia de Presidentes. 'Lo que no permitiremos es que los catalanes paguen más que en el resto del Estado', indica.

El Ejecutivo catalán bucea estos días en el llamado informe Vilardell, realizado por un grupo de expertos, en el que proponen hasta 77 medidas para recortar el gasto, incluido el cobro de 'tasas de baja intensidad' por algunos servicios, informa Rosario Correro. Entre las que el Gobierno del president Maragall ha encontrado más aceptables figuran la subida de los impuestos que gravan tabaco y alcohol, y un mecanismo de liquidación que tenga en cuenta los cambios en la población, utilizando como base las tarjetas sanitarias y no el padrón.

Baleares llega a 394 millones desde 2002

Baleares ha acumulado un déficit sanitario de 244 millones de euros en el

bienio 2002-2004, periodo en el que la población regional ha aumentado un 5,5%, casi el doble del 3% que fija la ley de traspaso de competencias para hacer una revisión automática de la financiación. Este año, el déficit se incrementará en otros 150 millones, según calcula el Gobierno balear, informa Nekane Domblás. El déficit sanitario y de educación hasta 2004 ha obligado ya al Ejecutivo de Jaume Matas a presentar un plan de viabilidad económica.

Andalucía. 'Ajustes' en el modelo que incluyan la recaudación fiscal por tabaco

El presidente andaluz, Manuel Chaves, acudirá a la Conferencia de Presidentes con una propuesta de 'ajustes', sin cambios radicales del sistema sino correcciones como la creación de un nuevo fondo que haga frente a las desigualdades sanitarias entre comunidades y que incluya variables como la población turística.

La consejera del ramo, María Jesús Montero, entiende que existe una insuficiencia estructural de recursos que debe asumir el Estado y propone nuevos criterios a aplicar además del que tenga en cuenta la población. Para generar recursos adicionales, reclama la cesión de impuestos indirectos y especiales como el que grava el tabaco, 'una actividad que promueve hábitos poco saludables y que dispara los costes de las sanidad pública'.

Sin embargo, rechaza los que gravan los hidrocarburos porque afectan a sectores estratégicos como el transporte, informa Rosa Coronilla.