æscaron;ltima

Los programadores informáticos indios hacen valer sus aptitudes

Una queja se oye ahora con frecuencia: los programadores informáticos de la India, esos iconos mundiales de capacidad intelectual a bajo coste, se han vuelto avariciosos. Con un aumento del 12% anual en las remuneraciones en el mercado de software de ese país en los dos últimos años, a algunos inversores les preocupa que India no pueda sustentar esta prometedora industria mucho tiempo.

'Si los sueldos continúan aumentando, China, Israel y Europa del Este serán más atractivas para nosotros', dice Promod Haque, socio de la empresa Norwest Venture Partners, con sede en Palo Alto (California).

Esta postura es quizá demasiado pesimista. India lleva una ventaja importante como para que su posición se vea amenazada en un futuro próximo. De los negocios de software que se subcontrataron a escala mundial el año pasado, por valor total de 33.000 millones de euros, un 44% fue absorbido por la India. China y Europa del Este obtuvieron menos del 5%, respectivamente, según datos de la Asociación Nacional de Empresas y Servicios de Informática de la India (Nasscom).

'Con tanta investigación y desarrollo, puede que los sueldos no sean un problema, siempre y cuando la productividad y el valor del trabajo sean altos', dice desde Bangalore S. Sadagopan, director del Instituto de Tecnología de la Información.

Las estadísticas de Nasscom muestran que los 697.000 empleados del sector del software de la India generaron una productividad de ingresos media de unos 19.000 euros en los 12 meses que finalizaron el 31 de marzo, un incremento del 7% frente al año anterior. ¿No prueba esto la opinión de Haque? ¿Cómo puede aumentar la remuneración de los trabajadores más rápidamente que la productividad?

Pero las cifras pueden ser engañosas. Los fabricantes de software han hecho subir el sueldo medio de un programador recién licenciado de la India a 4.100 euros al año en Bangalore con el fin de atraer el talento y crecer rápidamente.

Hasta finales de los años noventa, las empresas indias asignaban regularmente proyectos que exigían conocimientos de programación avanzados a ingenieros poco capacitados y mal pagados. Con frecuencia, el resultado final eran retrasos en las entregas y altos márgenes de error.

Esos días han quedado atrás. Actualmente, al menos los cuatro principales exportadores de programas informáticos del país -Tata Consultancy Services, Wipro, Infosys Technologies y Satyam Computer Services- han aprendido a dividir los proyectos en secciones que pueden ser gestionadas por ingenieros con distintos niveles de experiencia.

¿Han hecho lo suficiente las compañías indias de software para pagar altos sueldos y mantener intactos sus márgenes? Para que las ventajas duren, las compañías deben fabricar sus propios productos y contar con sus propios servicios de consultoría.

Los proveedores de servicios de software locales aún tienen tiempo. El sueldo medio para programadores con experiencia es de 9.400 euros al año en la India, mientras en EE UU es de 68.000 euros. La inflación salarial todavía no es un problema para el sector informático del país asiático, aunque sin un aumento importante de la productividad los salarios podrían acabar con la gallina de los huevos de oro.