Asociación

Los fabricantes de lámparas se unen para reciclar los residuos

General Electric, Osram, Philips y Sylvania acaban de poner en marcha una asociación para promover la defensa del medio ambiente y cumplir de manera conjunta con las exigencias legales que obligan a los fabricantes a hacerse cargo de los residuos a partir del próximo mes de agosto.

Se llama Ambilamp y se ha creado como una asociación sin ánimo de lucro con el objetivo de cumplir con las obligaciones establecidas en el Real Decreto que transpone una directiva sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos.

Sus socios fundadores, General Electric, Osram, Philips y Sylvania, afirman ser conscientes de que la labor de preservación del medio ambiente es responsabilidad de todos, por lo que aseguran que fabricantes, distribuidores, instaladores y usuarios deben colaborar para mejorar los comportamientos medioambientales de todos los agentes implicados en el ciclo de vida de la lámpara. 'Ambilamp permanecerá con las puertas abiertas y la mano tendida a todo aquel productor que quiera sumarse', aseguran.

La asociación, que ahora pretende llegar a acuerdos con las distintas comunidades autónomas para establecer los sistemas de recogido, tiene además el objetivo de cumplir con la normativa española referente a la recogida y reciclaje de los residuos procedentes de las lámparas. Una exigencia que entra en vigor el próximo mes de agosto.

Las empresas creadoras de Ambilamp no quieren, sin embargo, quedarse en el simple reciclado, sino que tienen la intención de promover estudios e investigaciones encaminadas a minimizar los residuos de lámparas y a desarrollar planes de educación medioambiental a través de campañas divulgativas.

Una vez entre en funcionamiento, los usuarios podrán devolver la lámpara sin coste a los distribuidores o a las entidades locales para su reciclaje. La intención es instalar sistemas de puntos limpios municipales.

Los aparatos de iluminación serán más caros

Dicen los fabricantes que la vida útil de una lámpara es larga, por lo que las que se comercialicen durante este año no se convertirán en residuos antes de 2011. También explican que el coste de reciclar una lámpara supondrá un porcentaje de entre un 10% y un 60% sobre si precio de coste. Pero el Real Decreto que obliga al fabricante a evitar el impacto medioambiental de los residuos contempla la posibilidad de aplicar un coste adicional al precio de las lámparas que se pongan en el mercado. Este coste tiene como objetivo financiar la gestión de los residuos históricos, es decir, las lámparas vendidas antes del 13 de agosto de 2005. La tasa, que los fabricantes deberán especificar en la factura, podrá mantenerse hasta 2011.