Unión Europea

Issing dice que la UME puede seguir sin unión política

La crisis política que vive la UE está provocando que los dirigentes de instituciones económicas lancen mensajes de apoyo a la moneda única. La intención es salvar la parte financiera de lo que es ya un parón institucional en el proceso de ratificación de la Constitución europea.

Así, según el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Otmar Issing, la Unión Económica y Monetaria (UEM), puede continuar existiendo, de momento, sin que haya una unión política completa.

En una cena con motivo del congreso organizado por la entidad monetaria sobre los efectos de la UEM, Issing añadió que 'para garantizar el éxito de una política monetaria única, se necesita un apoyo político estable de todos los países miembros'.

De esta manera, aludió al rechazo francés y holandés a la Constitución europea en sendos referendos y, como consecuencia, el debate surgido sobre el futuro de la zona euro. 'En el presente vemos tensiones relacionadas con el impacto de una política monetaria única en varios países en términos económicos y políticos', dijo Issing. En este sentido, el banquero alemán recordó que el marco fiscal que establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento está siendo cuestionado en algunos países como Italia, Francia y Alemania.

'Los países del área euro ya han transferido diversas áreas de soberanía nacional a un nivel supranacional', explicó. De hecho los Doce y otros países de la UE 'ya comparten importantes elementos de la formación de un estado' y 'pese al rechazo a la nueva Constitución en Francia y en Holanda, la integración política tiene que profundizarse con el tiempo', concluyó.

El presidente

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet insistió el viernes en que la existencia del euro beneficia 'a todos' los miembros. 'Todas las economías sin excepción están beneficiándose del muy bajo nivel de tipos de interés, situado en el 2%', dijo.