Unipol quiere incrementar su participación en BNL hasta el 14,9%

La aseguradora italiana Unipol ha pedido al Banco de Italia poder incrementar su cuota en la Banca Nazionale del Lavoro (BNL) del 9,9% actual hasta el 14,9%, según informaron hoy fuentes financieras.

El organismo regulador, que encabeza el gobernador Antonio Fazio, ya autorizó a Unipol a finales de mayo pasado a pasar del 4,9 al 9,9%, pese a la Oferta Pública de Adquisición (OPA) lanzada sobre la BNL por el español BBVA.

La petición de aumentar nuevamente su cuota se la presentaron a Fazio el presidente de Unipol, Giovanni Consorte, y su consejero delegado, Ivano Sacchetti, en una reunión ayer martes en la sede del Banco de Italia.

La petición de aumentar su participación en el capital de la BNL la ha formalizado Unipol tras negar que esté examinando la posibilidad de presentar una contra OPA y reiterar que sólo busca defender sus intereses en la sociedad de seguros del banco romano, BNL Vida, de la que tiene el 50%.

Diversos analistas consideran, en cambio, que la aseguradora boloñesa podría estar preparando el terreno, con la colaboración indirecta del Banco de Italia, para presentar una oferta alternativa a la de la entidad española.

Ese eventual movimiento cuenta con el rechazo expreso de algunos significativos accionistas de Unipol, como el banco Monte dei Paschi di Siena (MPS), que tiene intereses al mismo tiempo en la BNL, y diversas sociedades cooperativas.

El "contra-pacto" del banco romano, que encabeza el empresario de la construcción Francesco Gaetano Caltagirone y que se opone a la oferta del BBVA, ha negado hasta ahora la existencia de una alianza con Unipol.

No obstante, algunos observadores subrayan que para frenar el "asalto" del banco que preside Francisco González bastaría con ejercer una acción de bloqueo, ya que el Banco de Italia ha puesto como condición para que la OPA del BBVA sea considerada válida que logre al menos la adhesión del 50 por ciento del capital.

Precisamente hoy, la Comisión Europea (CE) ha anunciado que examinará si esa condición se ajusta a la legislación europea, que sólo prevé este tipo de actuaciones si hay riesgos de falta de solvencia en la operación.