Déficit

El Senado rechaza el límite de gasto del Estado para 2006

El pleno del Senado ha rechazado hoy, con 120 votos en contra y 115 a favor, el límite de gasto del Estado para 2006 y el objetivo de estabilidad presupuestaria para los tres próximos años.

El texto será devuelto ahora al Congreso que, previsiblemente, levantará el veto del Senado, dado que la propuesta del Gobierno cuenta con el apoyo en la Cámara Baja del PSOE, ERC, IU-ICV y Coalición Canaria y sólo necesita mayoría simple para ser ratificada.

Aplicación del principio de estabilidad

Durante su intervención ante el pleno, el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, ha reiterado el compromiso del Ejecutivo con la disciplina presupuestaria y, en ese contexto, recordó que la próxima reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria permitirá una aplicación más racional del principio de estabilidad y garantizará el máximo respeto a la autonomía financiera de las comunidades autónomas.

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, ha detallado hoy las líneas generales de la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, y ha anunciado que el déficit que se permitirá en cada ejercicio se fijará tomando como referencia el umbral de crecimiento del PIB nacional, pero ha indicado que dichos índices de referencia tendrán un "margen de flexibilidad" si concurren circunstancias que lo justifiquen.

Durante el debate en el Senado del techo de gasto para 2006, Solbes señaló que por debajo de un cierto umbral de crecimiento, que no detalló, se permitirá a las administraciones públicas incurrir en déficit, mientras que por encima de cierto crecimiento, se exigirá superávit.

No obstante, aclaró que estos índices de referencia tendrán un margen de flexibilidad si concurren circunstancias que lo justifiquen, dando la posibilidad al Gobierno para realizarlas previo informe del Consejo de Política Fiscal y Financiero (CPFF).

Aunque el ministro no ha especificado en esta ocasión cuáles serán los umbrales de crecimiento, la pasada semana indicó en el debate del techo de gasto en el Congreso que la idea del Gobierno es exigir superávit con crecimientos superiores al 3%, equilibrio con un aumento del PIB entre el 2% y el 3%, y déficit con un crecimiento por debajo del 2%.

Asimismo, Solbes ha adelantado que la obligación de presupuestar con superávit tendrá en cuenta, no obstante, el grado de convergencia de la economía española con la UE en materia de I+D+i y de sociedad de la información.

La estabilidad en el ciclo ­ha añadido- permitirá introducir la disciplina fiscal en todas las fases económicas, garantizando que los estabilizadores automáticos actúen de forma simétrica a lo largo del ciclo, pero también dejará margen para seguir impulsando las medidas que más favorezcan el crecimiento, cruciales para la mejora de la productividad.

El ministro ha recordado que no se podrá incurrir en cualquier nivel de déficit, sino que se establecerán límites máximos en los periodos de bajo crecimiento. En concreto, ha subrayado que el techo global será el 1% del PIB para todas las administraciones y se repartirá teniendo en cuenta el peso específico de cada una en términos de gasto.

Además, dijo que, por causas cíclicas, se permitirá un déficit adicional del 0,5% del PIB para financiar inversiones productivas. "En resumen, las administraciones públicas en caso de bajo crecimiento podrán tener hasta un máximo de déficit del 1,5% del PIB, que se destribuirá atendiendo al peso de cada una de ellas", ha reiterado.

Respeto a la financiación de las comunidades

Junto con estos cambios, el titular de Economía ha asegurado que la nueva Ley de Estabilidad respetará "escrupulosamente" la autonomía financiera de las comunidades autónomas, y concretó que el procedimiento se iniciará con un periodo de consultas con cada comunidad sobre la reforma de la propia ley y posteriormente sobre el objetivo de estabilidad.

Solbes ha señalado que, una vez fijado el objetivo global de déficit para todas las administraciones, se establecerán acuerdos bilaterales con cada comunidad para la determinación de su objetivo individualizado, respetando, en todo caso, el régimen especial para País Vasco y Navarra.

En cuanto a los objetivos de estabilidad presupuestaria 2006-2008, el ministro afirmó que el Gobierno refuerza su compromiso con la estabilidad presupuestaria y prevé un superávit creciente en el conjunto de las administraciones públicas hasta 2008 (0,2% del PIB en 2006, 0,3% en 2007 y 0,4% en 2008).

El Estado reducirá su déficit desde el 0,5% del PIB previsto para 2005 hasta el 0,4% en 2006 y el 0,3% en 2008. También las comunidades autónomas mejorarán su ejecución presupuestaria, desde un déficit del 0,1% en 2006 hasta una situación de equilibrio en 2008, mientras que las corporaciones locales mantendrán sus cuentas sin déficit durante todo el periodo.

Solbes afirmó que el déficit del 0,4% previsto para el Estado en 2006 es compatible con un gasto no financiero de 133.947 millones de euros, un 7,6% superior al del ejercicio anterior y con una estimación de crecimiento de los ingresos no financieros del 9% respecto a la presupuestado en 2005. Este incremento -ha agregado- se corresponde con una subida del 9,6% de los ingresos tributarios y del 3% de los no tributarios.