Decisión de la CNE

El BBVA deja el consejo de Repsol para permanecer en el de Iberdrola

El BBVA comunicó ayer a la CNE la renuncia de sus dos representantes en el consejo de administración de Repsol, en cumplimiento del acuerdo adoptado hace un mes por el regulador, que le obligaba a optar por ejercer los derechos o en la petrolera o en Iberdrola. En consecuencia, la entidad mantendrá su consejero en la eléctrica. El BBVA no recurrirá la decisión de la CNE que se basa en una norma que prohíbe ejercer el poder, al mismo tiempo, en dos operadores del mismo sector.

A dos días de que finalizase el plazo de 30 días que la Comisión Nacional de la Energía (CNE) le había otorgado para que optase por ejercer los derechos políticos en una sola de sus participadas Repsol e Iberdrola, el BBVA comunicaba ayer su decisión al regulador . Afectado por la incompatibilidad legal que prohíbe a los accionistas ejercer, al mismo tiempo, los derechos por encima del 3% en dos operadores principales de un mismo sector (en este caso, el del gas), la entidad, según una nota difundida ayer, 'ha optado por mantener la plenitud de los derechos políticos correspondientes a su participación accionarial y la presencia de consejeros dominicales en el operador principal del mercado de producción y suministro de gas natural Iberdrola SA'.

Como consecuencia de esa elección, los consejeros dominicales designados en Repsol a propuesta del banco, donde tiene, al igual que en Iberdrola, una participación superior al 5%, 'han presentado su renuncia como miembros del órgano de administración de dicha sociedad'. Se trata de Manuel González Cid y de Gregorio Villalabeitia. Este último, debe dejar también, por imposición de la CNE, el consejo de Gas Natural, la filial de Repsol. Esto es así porque ambas compañías tienen la consideración de operador único de gas por decisión del Tribunal de la Competencia, por los pactos parasociales que mantienen.

Fuentes del banco que preside Francisco González indicaron que el hecho de haber optado por el consejo de Iberdrola (donde sólo tiene un miembro) responde 'a la relación histórica que la entidad mantiene con esta compañía'. Por el contrario, para la entidad tenía más sentido sacrificar el consejo de Repsol, 'pues la petrolera cuenta ya con un socio importante, La Caixa' (ésta controla derechos políticos por encima del 14% y está sujeta a la misma incompatibilidad que Endesa). Tras ser marginado por la entidad catalana en el relevo de Alfonso Cortina en la presidencia de la petrolera, fuentes cercanas al banco advirtieron entonces sobre el malestar del banco y de que éste podría vender su participación en.

La entidad ha elegido a la eléctrica por la relación histórica que mantienen

REPSOL 12,44 0,69%
IBERDROLA 10,88 0,28%
BBVA 4,81 0,35%

Con todo, el BBVA recalcó ayer que no se trata de una retirada del capital, sino de una renuncia a ejercer los derechos políticos 'por imposición la CNE'. En este sentido, señaló que, tal como permite el regulador, ejercerá los derechos de voto correspondientes a la participación accionarial que supere el 3% 'para la aprobación de las cuentas anuales, el informe de gestión y la propuesta de aplicación del resultado'.

Por su parte, el banco acata la obligación que se le ha impuesto de no pactar con otros accionistas (pactos de participación recíproca o con los que se pretenda bloquear acuerdos de la junta) ni ejercer derechos de información que, eventualmente, se reconozcan a otros accionistas con más del 3%.

Unos 3.500 millones de dólares para Perú LNG

El proyecto Perú LNG en el que Repsol participará con la petrolera tejana Hunt Oil y el socio de ésta SK Corporation, que adelantó ayer Cinco Días, supondrá una inversión total de 3.500 millones de dólares (unos 2.850 millones de euros al cambio actual), de los cuales un 15% los aportará la empresa española. æpermil;sta comunicó ayer a la CNMV algunos de los detalles de un proyecto que incluye una planta de licuación en Pampa Melchorita, en el país andino, que estará operativa en 2009 y producirá cuatro millones de toneladas anuales de gas natural licuado (GNL).

Este gas se comercializará en la costa oeste de Estados Unidos y América Central y se suministrará desde los campos exploratorios de Hunt Oil en la zona de Camisea, en los que también participará Repsol. Además, el acuerdo incluye otra participación en Transportadora de Gas del Perú (TFGP), la compañía que distribuye el gas de Camisea a través del oleoducto transandino. Según la nota difundida por Repsol, la vida operativa de la planta será de 20 años.

Por otra parte, la petrolera española amenazó ayer con emprender acciones legales contra la ley de hidrocarburos de Bolivia, que el Senado aprobó el pasado 17 de mayo y con replantearse las inversiones en el país,informa Europa Press. Para repsol, 'en el nuevo marco legal, los proyectos de inversión más significativos no serían rentables', (ascienden 850 millones de dólares). Ante este panorama, 'parece inevitable la defensa legal de los intereses de los accionistas'. La ley de hidrocarburos supone un fuerte incremento de la presión fiscal, según Repsol, e incumple el resultado del referéndum del año pasado.

Bolivia, a la Haya

Las denuncias con las que Repsol ha amenazado a Bolivia, por los perjuicios que le puede ocasionar el nuevo marco legal del país, podrían sustanciarse en el tribunal Internacional de La Haya. pero antes está dispuesta a agotar 'todas las vías de diálogo'.

El equipo jurídico no encontró una vía legal para recurrir

Fuentes cercanas al regulador de la energía consideran que si el BBVA ha decidido acatar sin más el acuerdo de la CNE que le obligaba a optar entre Repsol e Iberdrola, ha sido porque el equipo jurídico del banco no ha encontrado ningún argumento legal en contra. Según el citado acuerdo, la entidad tenía dos caminos: presentar un recurso de alzada ante el Ministerio de Industria contra la decisión de la Comisión (para lo que tenía un plazo que un mes, que expiraba mañana) y recurrir a la vía contencioso administrativa. En todo caso, salvo que el ministerio hubiese suspendido cautelarmente el acuerdo de la CNE, la renuncia a uno de los dos consejos era obligatoria. El banco ha examinado el caso de su socio en Repsol, La Caixa, que no puede ejercer los derechos en Endesa por participar, a su vez, en Gas Natural.

Una participación de mucho valor para el banco

Las participaciones que el BBVA tiene en Iberdrola y Repsol superan ligeramente el 5%, pero su valor no es el mismo. La capitalización bursátil de la petrolera rozaba ayer los 25.000 millones de euros, mientras que la de Iberdrola sumaba 19.166 millones.

Para Iberdrola, la decisión 'resulta lógica porque tenemos relaciones ya tradicionales con el banco, que siempre ha apoyado nuestra estrategia'. En la compañía eléctrica aseguran que nunca habían dudado de cuál sería la opción de la entidad al verse obligado a elegir. Fuentes del mercado aseguraban ayer que si el BBVA 'ha tirado la toalla y no ha recurrido la decisión de la CNE', es 'porque tiene la intención de vender su paquete de acciones en Repsol', donde la relación que mantiene 'con los socios catalanes no atraviesa por sus mejores momentos'.