_
_
_
_
_
El 'no' gana en Francia

La Unión Europea afronta la mayor crisis de su historia

La Unión Europea responderá hoy con una pose de normalidad institucional al gravísimo tropiezo de la Constitución en Francia. Pero la victoria del 'no' abre un período de marasmo político en la Unión cuyas víctimas pueden ser desde la ampliación hacia el Este (Rumania, Bulgaria, Croacia y Turquía) hasta la cotización del euro, poniendo en peligro incluso la propia viabilidad de la aventura de integración continental.

La Unión Europea se enfrenta, por primera vez en 50 años, a la posibilidad de un frenazo en el proceso de integración política y económica del viejo continente. Ese proyecto de unificación, basado en la reconciliación de París y Berlín tras las dos guerras mundiales provocadas por su centenaria rivalidad, entró ayer en un terreno desconocido tras el contundente rechazo francés a la Constitución.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el de la Unión Europea, Jean-Claude Juncker, instaron de inmediato al resto de países (faltan 15, además de Francia) a continuar el proceso de ratificación. 'El Tratado no está muerto', afirmó Juncker.

El presidente de la UE elogió el debate que precedió al referéndum, pero se mostró 'perplejo' ante las objeciones tan dispares que se han hecho a la Constitución. 'Son tan contradictorias que es imposible renegociar el texto', afirmó. La victoria del 'no' desencadena así 'un período de divisiones, dudas e incertidumbres', como advertía Jacques Chirac en su última alocución al electorado antes de la votación.

'No es Europa la que ha dicho 'no', sólo una parte de Francia', intentan desdramatizar algunos analistas

Anoche, el presidente francés encajaba la derrota y anunciaba su intención de trasladar 'el mensaje del pueblo francés al Consejo Europeo del próximo 16 de junio'. Chirac no evocó en su intervención la posibilidad de una segunda consulta, una demanda que podrían plantearle los nueve países, entre ellos España, que ya han ratificado el texto constitucional. 'La decisión de Francia, inevitablemente, crea un contexto difícil para defender nuestros intereses', reconoció.

Las dos principales formaciones del Parlamento Europeo, el Partido Popular y el Partido Socialsita, también lamentaron el resultado.

El alemán, Martin Schülz, líder de los socialistas, describió el resultado como 'un golpe a la integración europea y a la fortaleza de la Unión'.

'No habrá crisis institucional', tranquilizan una y otra vez los funcionarios comunitarios. 'No es Europa la que dice 'no', sino una parte de Francia', desdramatizan otras fuentes.

Pero la victoria del 'no' hunde a los Veinticinco en una crisis de profundidad comparable a la provocada en 1954 por el rechazo francés a la creación de la Comunidad Europea de Defensa. Aquel plan de confederación política y militar del continente quedó enterrado durante 40 años.

La Constitución intenta, precisamente, revitalizar las ideas políticas abandonadas entonces. El pueblo francés parece negarse a dar el salto de la Europa mercantil a la política.

El fracaso de la Constitución abocará, según la mayoría de los observadores, a la siempre temida disgregación de la UE en grupos de vanguardia y retaguardia.

Alemania parece dispuesta a liderar a los países que deseen avanzar en armonización fiscal y coordinación de las políticas exteriores. Lo más curioso, es que Francia (junto al Benelux y España) sería un elemento imprescindible en esa nueva alianza.

Impacto: Daños políticos e institucionales

¦bull;Turquía puede convertirse en la primera víctima del referéndum francés. La apertura de negociaciones para su ingreso prevista para el próximo 3 de octubre podría retrasarse de manera indefinida.¦bull;Los conservadores alemanes incluso cuestionan el ingreso en 2007 de Rumania y Bulgaría, a pesar de que los dos países firmaron el mes pasado su tratado de adhesión.¦bull;El frenazo a la Constitución obligará además a los 25 socios a seguir con el inoperante sistema de voto previsto en el Tratado de Niza, el cual dificulta la consecución de acuerdos por mayoría.¦bull;La reorganización de la Comisión Europea, para reducir el número de miembros, también quedaría congelada si no entra en vigor la Constitución.

Más información

Archivado En

_
_