Mercados

El bono español a 10 años rinde por debajo de la inflación

El bono español a 10 años está ofreciendo rendimientos negativos. El tipo de interés de este activo lleva 21 sesiones por debajo del 3,5%, que es la tasa de inflación interanual registrada en abril. El precio del bono está en zona de máximos, a pesar de lo cual los analistas no esperan una caída brusca.

En España los tipos reales a 10 años son negativos', explica Arlo Carrió, analista de Sabadell Banca Privada. 'Es decir, que en 10 años pierdes dinero. No me extraña que la gente no venda sus casas'.

El persistente descenso del rendimiento del bono a 10 años en toda la zona euro ha terminado por situar la tasa interna de rendimiento (TIR) del bono español por debajo del 3,5% de la tasa de inflación interanual del mes de abril. Al cierre del viernes, el rendimiento estaba a la altura del 3,362%, después de tocar el miércoles su mínimo histórico en el 3,307%.

Esta situación es anómala en tanto en cuanto la inflación se combate con subidas de tipos oficiales y la expectativa de que los bancos centrales eleven sus tasas provoca subidas del rendimiento del bono a largo plazo. Pero no es tan raro si se tiene en cuenta que el Banco Central Europeo lo es para toda la eurozona. 'El tipo debería estar próximo a PIB nominal español, y está tres puntos por debajo', explica José Carlos Díez, analista de Intermoney. España está creciendo a un ritmo del 2,8%, según estimaciones del Banco de España realizadas con la base anterior, con los tipos de interés oficiales al 2%, más acordes con el estancamiento de Alemania. 'España debería tener unos tipos oficiales cercanos al 3,5% y Alemania otro del 1%', explica Antonio Villarroya, estratega de renta fija de Merrill Lynch. 'Pero estos bonos no pueden tener diferenciales amplios porque la moneda es la misma y el riesgo de impago muy bajo'.

'España debería tener unos tipos de interés oficiales del 3,5% y Alemania, otro del 1%', sostiene un analista

Aparte de la situación de la zona euro, que creció un 1,4% estimado en el primer trimestre, los analistas destacan la elevada correlación que existe en el mercado de bonos mundial, donde el bono estadounidense determina hasta el 80% del movimiento del resto de la deuda.

'A nivel global se está produciendo mucho ahorro, especialmente en Asia, cuyos Gobiernos están comprando bonos estadounidenses con la distorsión que ello genera', explica Díez. Es decir, que el flujo de capitales asiáticos está sosteniendo los altos precios del bono de EE UU.

Paralelamente, de vuelta en Europa, la subida del precio del petróleo no ha impactado sobre la inflación sino sobre el crecimiento. La fortaleza del euro ha limitado un previsible impacto sobre los precios. '¿Cómo va a haber inflación en Europa si el crecimiento se ha producido casi exclusivamente por las exportaciones?', se pregunta Antonio Fraile, analista de Inversis Banco. Al final, los bonos y el euro se han convertido en un refugio.

Vistas las perspectivas de la zona euro, los analistas no acaban de ver un cambio brusco. 'No hay ningún factor que justifique una subida repentina del rendimiento', sostiene Fraile.

Ni siquiera la proliferación de emisiones a muy largo plazo por parte de los Gobiernos, a 30 e incluso a 50 años, parece relajar la demanda. 'La oferta de bonos a 30 o 50 años es muy baja', sostiene Antonio Villarroya. 'A medio plazo hay demanda suficiente como para que se mantengan los tipos bajos. Los planes de pensiones seguirán demandando bonos a largo plazo para hacer frente a las prestaciones de la generación del baby boom.'

La opinión de los analistas

Los estrategas tienen sus ojos puestos en el mercado de deuda, conscientes de que el mínimo del rendimiento del bono a 10 años requiere no perder de vista su evolución. Sin embargo, vista la situación de la economía europea, opinan que no se producirá una caída brusca del precio de los bonos. Hay margen para subidas del rendimiento, pero de momento no más allá del 4%.

Arlo Carrió: Sabadell Banca Privada

'A corto plazo es difícil que el tipo del bono a 10 años supere el 3,8% o el 4%. Para ello deben darse la vuelta los datos económicos de la eurozona y apuntar a una suave recuperación. De momento parece difícil que suba el rendimiento porque no hay expectativas de subidas tipos y porque la demanda de los planes de pensiones es elevada.'

Antonio Villarroya: Merrill Lynch

'Somos relativamente optimistas con la deuda. No creemos que vaya a haber una venta impresionante de bonos. No van a repuntar los tipos. Todo depende de lo que suceda en Estados Unidos y su ritmo de crecimiento. A corto plazo los tipos pueden seguir cayendo aunque a medio plazo podrían subir a un ritmo moderado'.

Antonio Fraile: Inversis Banco

'La deuda está en máximos y eso nos obliga a ser cautos. Pero los fundamentales no justifican una subida de la tasa interna de rendimiento del bonos. La Comisión Europea acaba de rebajar sus estimaciones de crecimiento para la UE y las expectativas de inflación no son altas. A corto plazo esperamos que se mantengan los tipos'.

José Carlos Díez: Intermoney

'En el nivel en que están los rendimientos no los vemos más abajo. El tipo del bono a dos años está al 2,2% y el oficial, al 2%. No tiene valor comprar ese bono. Sin embargo se puede producir una la corrección al alza con un margen hasta el 3,5% o el 3,75%. Por encima de ese nivel la subida será más gradual.'