Informe mensual

El BCE insiste en que la inflación está controlada, pero persisten los riesgos por el precio del crudo

El Banco Central Europeo ha publicado hoy su informe mensual correspondiente a mayo, en el que vuelve a reiterar, en grandes líneas, su percepción de la situación económica en la zona euro. Las claves de la coyuntura están de nuevo en la inflación, que parece contenida, y por tanto permite mantener el nivel de tipos en el 2%, y en el precio del crudo, que amenaza constantemente, como una espada de Damocles, la estabilidad de la ralentizada eurozona.

El objetivo del límite ¢ideal¢ para la inflación sigue siendo el mismo: el 2%, y de momento se sigue cumpliendo, ya que la tasa de inflación de la zona euro permanece estable, en el 2,1%. El organismo emisor señala por eso que hay que mantener una vigilancia continua de los precios del crudo, ya que pueden desencadenar efectos de segunda vuelta en los salarios y en el comportamiento de los precios.

El banco central recuerda así que "los precios del petróleo subieron fuertemente en 2004", que en lo que va de año se ha producido un nuevo encarecimiento, y que estos alcanzaron niveles récord a comienzos de abril, cuando el barril brent, de referencia para Europa llegó a costar 57 dólares.