Mercado del crudo

El mercado de Londres vence al Nymex en la batalla por la negociación del crudo

La estrategia del International Petroleum Exchange (IPE) de Londres de convertirse en marzo en una plataforma electrónica ha demostrado ser efectiva para frenar las aspiraciones expansionistas de Nymex (New York Mercantile Exchange), la plataforma neoyorquina que abrió en noviembre una sucursal en Dublín. El objetivo de la ampliación de Nymex era arrebatar a IPE el control del negocio de crudo Brent, que mueve 5.000 millones de dólares al día. Pero dos meses después, IPE conserva su cuota del 85% del mercado.

Nymex confiaba en que al mantener la opción tradicional de negociación de viva voz, algunos de los pesos pesados se pasarían a su mercado. Pero los compradores de petróleo parecen haber asimilado bien el paso al mercado electrónico. Así lo confirmó esta semana Goldman Sachs, que ha anunciado públicamente que continuará dentro del IPE

Malas noticias para Nymex, que ya intentó en 1999 hacerse con el 70% de la plataforma IPE, por un precio de 57.500 millones de dólares. El problema para el mercado neoyorquino reside en que los grandes operadores no tienen interés en la caída de la plataforma londinense. No en vano, entre los principales accionistas de IPE figuran Goldman Sachs, Morgan Stanley, BP, Total y Royal Dutch Shell.