EDITORIAL

Farsa eléctrica en Italia

La apuesta de Endesa por hacerse con Edison, que controla un 17% del mercado italiano, ha acabado de manera rocambolesca. El Gobierno de Silvio Berlusconi aprobó el viernes por sorpresa, filtrando la decisión antes incluso de que finalizara la reunión, un decreto que acababa de un plumazo con las esperanzas de la primera eléctrica española de reforzarse en el mercado transalpino, del que ya controla un 8%. El decreto levanta las limitaciones impuestas a EDF sobre los derechos políticos en Edison. Inmediatamente después de trascender el cambio legislativo, el gigante francés anunció un pacto para repartirse Edison al 50% con el ayuntamiento de Milán. Es evidente que Endesa, que había presentado una oferta muy competitiva por Edison, ha sido utilizada en una farsa que ha culminado con una pinza franco-italiana, que dice poco del respeto al libre mercado que se pregona desde los púlpitos políticos.