_
_
_
_
_
Para invertir

Los accionistas de referencia se refuerzan en sus compañías

Algunos de los dueños de nueve valores han gastado 1.786 millones desde enero en ampliar su participación. Estas compañías suben de media un 8,8% frente a un Ibex planoPara invertirPara invertir

Los insiders han sacado la chequera a pasear. Los propietarios de grandes paquetes accionariales en nueve empresas cotizadas españolas (ACS, Acerinox, Bankinter, Popular, Metrovacesa, Endesa, Sogecable, Fenosa y OHL) han reforzado en 2005 su presencia en el capital mediante la adquisición de más títulos.

Desde enero las participaciones conjuntas compradas por estos accionistas de referencia, que el término anglosajón define literalmente como los que están dentro, es decir, individuos que tienen puestos en el consejo de administración y que en algunos casos ocupan incluso cargos ejecutivos en la gestión de la compañía, tienen un valor conjunto de 1.786 millones de euros, una cantidad superior, por ejemplo, a la capitalización de NH Hoteles. El efecto que estos movimientos tienen en la cotización suele ser, en líneas generales, positivo. De hecho, la revalorización media de estas nueve empresas en 2005 es del 8,87% mientras que el Ibex 35 sube sólo un 0,17%.

'Cuando un insider refuerza su participación es una buena señal. Se juega su dinero y supone una muestra de confianza en la evolución de la empresa', explica Alicia Jiménez, jefa de análisis de Self Trade. En su opinión, seguir la pista a estos movimientos puede ser un criterio de inversión, si los fundamentales son buenos, pero no debe ser el único. 'Hay que discriminar empresa por empresa', comenta Jiménez. 'En el caso de Bankinter, por ejemplo, asistimos a una pugna por el control de la compañía entre los dos máximos accionistas y habría que preguntarse hasta qué punto el valor ha subido por la buena marcha del negocio o por esta lucha accionarial. Además, cuando dos accionistas de referencia compran a estos precios están pagando una prima de control y el minorista no tiene por qué pagarla'.

Por otro lado, si se producen ventas por parte de los ejecutivos tampoco se debe concluir de forma automática que es una mala señal, según esta experta. 'Muchas veces se trata de vencimientos de planes de opciones sobre acciones, que son un complemento importante en su remuneración y es lógico que decidan hacer líquidas las plusvalías'.

Aparte de jugarse su dinero porque confían en el futuro del negocio, los expertos creen adivinar otros motivos más ocultos en los adquisiciones de los insiders. 'En ocasiones estas compras anteceden a movimientos corporativos. En ese caso, los accionistas de referencia refuerzan su participación bien para tener mayor fuerza en las negociación de estas operaciones bien para blindarse e impedir que éstas fructifiquen. En este último caso, el inversor debería descifrar las compras como una mala señal porque podrían abortar primas para los minoritarios', según Juan José Fernández Figares, jefe de análisis de Link.

La operación más voluminosa en 2005 ha sido el incremento de la participación por parte de Caja Madrid en Endesa. La caja tenía al cierre del pasado ejercicio un 5% y ahora ya controla el 9%. Con esta operación la entidad presidida por Miguel Blesa se convierte en el primer accionista de la eléctrica y frena un poco las aspiraciones de su gran rival, La Caixa, que con un 5% (sujeto a una emisión de bonos convertibles) venía reclamando presencia en el consejo.

Los expertos recuerdan que la caja catalana es pieza clave en el sector energético español (controla Repsol, Gas Natural y, a través de ésta, Enagás) y que Caja Madrid no se quiere quedar atrás en la consolidación del mismo. El incremento de la participación, sin embargo, no le está saliendo rentable de momento a Caja Madrid. Cuando anunció la operación, el 4 de abril, señaló que la compra de los 42,2 millones de acciones le había costado, a precios de mercado, 726,3 millones de euros. Hoy día, ese paquete vale sólo 702 millones.

Otra caja, Caixa Galicia, ha comprado cuatro millones de títulos en Fenosa, en plena etapa de rumores sobre la venta de la compañía, hasta situar su participación en el 8%, frente al 6,7%.

Novedades importantes se están dando también en ACS. Florentino Pérez, presidente de la constructora, ha comprado en lo que va de año 3.041.210 títulos y su participación se ha incrementado del 5,97% al 6,83%. La apuesta de Pérez viene de lejos. En 2004 ya compró casi el 1% del capital y en menos de dos años ha corregido casi a la mitad la dilución que provocó en su participación la fusión con Dragados.

Aparte del presidente, otros accionistas de referencia siguen aumentando su apuesta por ACS. Es el caso de Alberto Alcocer y Alberto Cortina. Alcor, la sociedad de los Albertos, ha comprado desde enero casi cuatro millones de títulos y su participación ha pasado del 9,2% al 10,1%. Alba, controlada por la familia March, es el principal accionista de ACS y sigue comprando. Después de hacerse con el 3,3% del capital en 2004, este año ha tomado 1,5 millones de acciones más, hasta alcanzar el 16%. En el Banco Popular también son varios los que se refuerzan en el capital. Americo Ferreira de Amorim, por ejemplo, ha comprado 1,7 millones de títulos, elevando su presencia del 5,37% al 5,73%. El empresario portugués ya había realizado importantes adquisiciones en 2004 (partía del 4,78%). Además, si se compara el registro de participaciones significativas de la CNMV con los datos a cierre del ejercicio 2004 contenidos en el informe de buen gobierno del banco, la sindicatura de accionistas, representada en el consejo por José María Mas, ha comprado casi siete millones de acciones y Allianz habría elevado su participación del 9% al 9,4%.

En otra entidad financiera, Bankinter, se está librando desde hace meses una dura pugna por el control de la misma. En 2004 Jaime Botín compró el 1,7% del capital y Ram Bhawnani el 2,6%. Este año las compras siguen y el primero se ha hecho con 390.580 acciones más y ya alcanza el 10,03% del capital, mientras que el inversor indio, sin presencia en el consejo, ha adquirido 58.598 títulos y ya tiene el 10%.

Otra operación que perdura en el tiempo es la de Prisa en Sogecable. En 2005 la participación del grupo editor de Cinco Días ha pasado del 23% al 23,7%. Con la fusión de las plataformas digitales Prisa se quedó sólo con el 16,38% pero gracias a las adquisiciones ya se ha convertido en el primer accionista de Sogecable, por delante de Telefónica, aunque le queda poco margen para seguir comprando ya que la legislación le obligaría a lanzar una opa en caso de llegar al 25%.

También en Metrovacesa el principal accionista ha reforzado su posición. Román Sanahuja, propietario de Sacresa, ha comprado 1,35 millones de acciones, situando su participación en el 14,5% del capital frente al 12,6% de diciembre pasado. El movimiento de Sanahuja se produjo semanas después de la opa de Metrovacesa sobre la inmobiliaria francesa Gecina.

Otra de las mayores fortunas de España, Alicia Koplowitz, ha dejado patente su apuesta por Acerinox. Si en 2004 Alba dobló su participación en la acerera, este año la empresaria ha comprado 9,4 millones de acciones para elevar su participación al 10,1%, igualando el paquete de los March y el de Nissan Steel. Por último, en OHL su presidente, Juan Miguel Villar Mir, ha elevado su participación en un 4,5%.

Se barruntan nuevas operaciones

Las compras realizadas hasta ahora por los insiders no sacian su apetito. Quieren más y así se lo han hecho saber al mercado.Florentino Pérez, por ejemplo, pretende seguir comprando acciones hasta alcanzar el 9% del capital de ACS. 'Las adquisiciones no se harán de forma inmediata. Se harán poco a poco, sin prisa', según declaraciones del presidente de la constructora recogidas por la agencia Bloomberg. La operación situaría a Pérez cerca de los Albertos, segundos máximos accionistas de ACS, con el 10,17% del capital. Para alcanzar el 9% Pérez debería desembolsar, a los precios actuales, 143,7 millones de euros, es decir, aproximadamente la mitad del presupuesto del Real Madrid, club que preside, para esta temporada.Caja Madrid, por su parte, no se conforma con haber elevado su participación en Endesa del 5% al 9%. La segunda caja de ahorros del país ya ha comunicado que pretende seguir comprando acciones en la eléctrica hasta alcanzar el 10% del capital. Además, en el mercado se ha extendido el rumor de que Caja Madrid se habría propuesto reforzar su cartera industrial mediante la compra de nuevas acciones en Iberia e Indra, donde ahora tiene el 9,9% y el 10% respectivamente.En Bankinter el pulso entre los dos mayores accionistas tiene visos de continuar. El Banco de España ha autorizado a Ram Bhawnani a alcanzar el 14,99% del capital y el inversor indio ha declarado que pretende comprar acciones hasta reunir el 14%. En una entrevista con la agencia AFX News publicada el pasado jueves, Bhawnani desmintió que fuera a vender su paquete a un tercero. 'Se trata de una inversión a largo plazo', especificó.Caixa Galicia también se dispone a controlar un mayor porcentaje del capital de Unión Fenosa. La entidad gallega pretende alcanzar el 10% de la eléctrica, según confirmaron fuentes cercanas a la caja a Cinco Días, después de elevar su participación del 6,7% al 8%.Otros dos accionistas de Unión Fenosa, Caixanova y la CAM, también estarían dispuestos a reforzar su presencia en el capital. Estas tres entidades de ahorro podrían comprar acciones de la eléctrica al Santander, principal accionista, si el banco presidido por Botín decide enajenar parte o todos los títulos que posee.

Gas Natural y BBVA aprovechan para hacer caja

Aunque en menor número que las compras, en 2005 también ha habido operaciones de desinversión por parte de accionistas de referencia de determinadas compañías.Uno de los casos más significativos ha sido el del BBVA en iberdrola. A finales del pasado mes de marzo, en pleno proceso de opa sobre la entidad italiana Banca Nazionale del Laboro, la entidad financiera comunicó la venta del 2,51% del capital en la compañía eléctrica.La operación le reportó unos ingresos de 450 millones de euros y unas plusvalías de 160 millones. Con esta desinversión, el BBVA pasa a tener sólo el 6% de Iberdrola y cede a la BBK el primer puesto como accionista de referencia. La caja de ahorros vasca posee el 7,5% del capital.El banco aún podría desinvertir un poco más ya que la participación con criterios de permanencia en Iberdrola fijada por los gestores del BBVA se encuentra en el 5,48%. Otra compañía vendedora ha sido Gas Natural. La empresa energética, controlada por La Caixa y Repsol, se ha deshecho de 11 millones de títulos de Enagás, y ha rebajado su participación hasta el 24,9%, desde el 26,1% que reconocía tener a 31 de diciembre de 2004.La enajenación de títulos continuará en los próximos meses. La ley obliga a Gas Natural a rebajar hasta un máximo del 5% su presencia en Enagás antes de diciembre de 2006.Asimismo uno de los mayores accionistas del Santander, el Royal Bank of Scotland, estudia vender su participación del 2,8% en la entidad financiera con el fin de financiar una posible entrada en el capital del Bank of China, el segundo mayor banco del país asiático. Tras 16 años como socios, el Santander ya se deshizo del 2,6% del Royal el pasado enero, tras asumir la compra del Abbey.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_