_
_
_
_
_
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Confianza de la Bolsa en el SCH

La Audiencia Nacional ha exculpado al presidente del Santander Central Hispano (SCH), Emilio Botín, en el caso de las jubilaciones millonarias. La sentencia ha sido aprobada por unanimidad del tribunal, pero está por ver el coste en imagen que el paso del banquero por el banquillo haya podido tener tras un proceso que ha durado más de dos años. El fallo, inexplicablemente hecho público casi dos meses después de finalizar el juicio, ha absuelto también al ex copresidente del Santander, José María Amusátegui, y al ex vicepresidente y ex consejero delegado Ángel Corcóstegui. Los jueces no han encontrado delito en el pago a los dos ex directivos de 43,75 y 108,18 millones, respectivamente, por su salida del banco.

El coste personal de pasar por un juicio como acusado es innegable, como también lo es la pérdida de prestigio en profesionales que han de hacer gala de una gestión prudente y ganarse la confianza de clientes e inversores. Pero este juicio tiene una lectura positiva, y es la constatación de que ni el negocio de la entidad ni su evolución en Bolsa han sufrido aparentemente por el proceso. Desde que se admitió la demanda por delitos societarios y apropiación indebida que ha dado origen al juicio, en noviembre de 2002, han sido los proyectos del banco y sus planes de crecimiento -con la compra del británico Abbey a la cabeza- los que han marcado la pauta en la cotización. Y esa es la mejor de las noticias para los inversores.

Todo indica que tanto los analistas como los fondos internacionales han relegado el proceso a la hora de tomar sus decisiones sobre el primer banco español. Es una buena señal que coloca la entidad por encima de sus directivos, por muy importantes que estos sean, y genera confianza entre los pequeños inversores. El presidente del SCH tiene que hacer frente todavía a otro frente judicial importante por el caso de las cesiones de crédito. Pero, sea cual sea el veredicto, es deseable que la evolución del negocio, los resultados y la solvencia sean los factores que determinen la marcha del precio de las acciones.

Archivado En

_
_