CincoSentidos

Llega a España el calzado masai que mejora la salud

Recuperar el tono de las nalgas, del estómago y de las piernas; perder peso, reducir la celulitis o fortalecer los músculos de la espalda en las embarazadas son sólo algunas de las propiedades de los zapatos MBT (de las siglas en inglés Masai Barefoot Technology, que en español significa la tecnología de los pies descalzos de los Masai). La mujer de Tony Blair, Cherie, y la tenista Arantxa Sánchez Vicario son dos de los personajes que, con sus apariciones públicas calzando estas zapatillas, han demostrado haber sucumbido a sus terapéuticas ventajas.

Esta gama de calzado fue desarrollada por el ingeniero biomecánico Karl Müller en 1995 a partir de la forma de caminar de los pastores de la tribu Masai de África.

Desde hace unos meses, los MBT se comercializan ya en España. Aunque, de momento, sólo hay una tienda abierta en Barcelona (calle Aribau, 275) está previsto abrir otra en Madrid. El estilo de este calzado es, sobre todo, informal: zapatillas de deporte, botas de montaña, sandalias y algún que otro modelo que sí podría llevarse con traje. Su precio supera los 180 euros el par.

La imagen tradicional de un Masai es la de una persona alta, delgada y que camina muy erguida en postura prácticamente perfecta. Esto ha permitido a esta tribu recorrer grandes distancias a lo largo de su historia (en la actualidad viven en una reserva en Kenya) sin sufrir el agotamiento propio de otras formas de caminar. Los MBT reproducen el movimiento masai y convierte los músculos en amortiguadores de forma que protegen las articulaciones.

Lesiones de rodillas y pies y afecciones neurológicas o circulatorias son algunos de los problemas que se solventan con los MBT. Según cuentan desde la empresa, su eficacia ha sido probada por el laboratorio de rendimiento humano de la Universidad de Calgary (Canadá). La clave del éxito de este calzado, calificado como aparato médico Clase 1 en la UE, está en el efecto oscilante que induce al caminar y que yergue la espalda. Al principio, caminar con los MBT resulta más duro de lo habitual, como caminar por la arena, y se requiere un breve curso de entrenamiento previo.