Tecnología

Immersion se hace rica con una tecnología de vibración

Una pyme de 18 millones en ventas, la californiana Immersion, se ha tornado el rival más temido de la industria del videojuego. Tuvo contra las cuerdas a Bill Gates en 2002 y una denuncia suya amenaza con borrar del mapa estadounidense a la PlayStation de Sony.

Pequeña, pero innovadora. Immersion se está ganando el apelativo de David en un negocio en el que los gigantes violan patentes y acaban derrotados. La empresa fue fundada en 1993 por un grupo de ingenieros, tiene su sede en San José y como presidente a Víctor Viegas, quien ya ha ocupado páginas en la prestigiosa revista Forbes o minutos en la CNBC. Y eso está al alcance de pocas firmas medianas cerca de las mecas del cine y de la informática.

Su punto fuerte en el sector del videojuego es la innovación y, evidentemente, todos sus movimientos son recogidos en la oficina de patentes. Así, Microsoft violó una de ellas en 2000, con su videoconsola Xbox, y no vio más puerta de salida que el acuerdo extrajudicial con la empresa que más comentarios ha despertado en el Nasdaq en los últimos días (más por el revuelo con Sony que por los seis dólares a que se negocia su acción). Y es que Immersion cotiza en el mercado neoyorquino.

Ahora una de sus 270 patentes pesa sobre la japonesa Sony. El conglomerado que consagra el 44% de su beneficio operativo a la venta de consolas -es propietaria de la más vendida del mundo, la PlayStation- y videojuegos, no ha sido capaz de noquear a su ínfimo rival en cinco años de combates en los tribunales.

MICROSOFT 254,69 -0,18%

Sony hizo vibrar los mandos de su PlayStation para transmitir sensaciones a los usuarios y ahí comenzaron sus desvelos. Como no podía ser de otro modo, Immersion era propietaria de la tecnología que otorgaba el placer del realismo.

Finalmente el mérito de Immersión se reconoce y va a percibir unos 70 millones de euros en concepto de daños y perjuicios. Por si fuera poco, el mismo Tribunal Federal de Oakland que falla a su favor obliga a Sony a suspender las ventas de su videoconsola, de los mandos y 47 juegos en todo EE UU (no se dejarán de vender mientras presenta recurso ante el Tribunal Supremo).

Bill Gates entendió que no hay rival pequeño en el mundo de Mario Bros, Sonic y compañía. La todopoderosa Sony no. ¿Sospecharía el magnate de la informática que su entonces enemiga ataría de manos a Sony, el rival a batir, en el gran mercado estadounidense?

Hacer más expresivo el móvil es su último reto

Microsoft es socia de Immersion y no al revés. En 2003 la empresa de Gates llegó a un acuerdo con la pequeña tecnológica con el fin de que retirara sus cargos de violación de patentes. Así sucedió, pero previo pago de 20 millones de dólares por una licencia y de la cesión de más de dos millones de acciones.

La patente de la tecnología vibrotáctil que está haciendo de oro a Immersion, con los 90 millones de dólares que debe recibir ahora de Sony, tiene nombre: Force Feedback o patente número 6.275.213.

El último esfuerzo innovador de esta pyme del videojuego es aplicar la vibración a los teléfonos móviles con el fin de que la imagen y el sonido se complementen con la simulación del movimiento. Tendrán que estar atentos los fabricantes de móviles para no pisar en sus cotos tecnológicos.