Distribución

Carrefour apuesta por Asia para compensar su débil negocio doméstico

La mayor cadena europea de distribución -y la segunda del mundo detrás de Wal-Mart- abrirá más establecimientos en China y Tailandia para compensar la ralentización del negocio doméstico. Así lo anunció el pasado jueves el consejero delegado de Carrefour, el español José Luis Durán, durante una visita a Bangkok de varios empresarios franceses. 'Asia es nuestro verdadero motor de crecimiento', aseguró el directivo.

Actualmente, Asia supone el 7% de la facturación total de Carrefour, que en 2004 se elevó un 3,1%, hasta 72.668 millones de euros. En China, las ventas de la compañía se incrementaron el 20,9% durante el ejercicio pasado, hasta totalizar 16.200 millones de yuanes, es decir, unos 1.505 millones de euros.

En este período, el grupo inauguró 15 establecimientos en el país, la misma cifra prevista para este año, lo que añadirá unos 200.000 metros cuadrados de superficie de ventas, según Durán. 'Estamos satisfechos con la forma en la que nos estamos desarrollando en China', declaró. Los ingresos en los dos primeros meses del año se incrementaron otro 13,6%.

No todo lo que provino en 2004 de Asia, sin embargo, fueron buenas noticias. Carrefour vendió sus ocho establecimientos en el marcado nipón, donde la multinacional no ha sido capaz de ser rentable. 'No vamos a salir de ningún mercado en Asia', aseguró el ejecutivo español. 'Somos el número uno en Taiwan, China e Indonesia'. Carrefour también está vendiendo su red en México.

Tras la dimisión de Daniel Bernard como presidente y director general, la compañía optó en febrero por un modelo bicéfalo, en el que José Luis Durán y el belga Luc Vandevelde se repartirán los poderes: Durán tomó las riendas de la actividad diaria como primer ejecutivo, mientras Vandevelde presidirá el consejo de vigilancia.