Inversión

La inversión extranjera directa en América Latina creció un 44%

La inversión extranjera directa (IED) recibida por América Latina el año pasado alcanzó los 56.400 millones de dólares, un 44% más, según datos de la Cepal (agencia de la ONU para la región). El dato supone una sensible mejora tras cinco años de declive consecutivo. Pero la Cepal advierte que no basta con elevar la cantidad, sino que también es preciso mejorar la calidad de la inversión que recibe la región.

Según la Cepal, el repunte de 2004 'puede ser el comienzo de un nuevo periodo de auge sostenido de las inversiones'. Pero, 'en términos generales, las inversiones son cualitativamente insuficientes'.

Con Brasil y Chile a la cabeza, la recién conseguida estabilidad macroeconómica y política hace prever una recuperación de la inversión perdida, pero es necesario un cambio en las políticas de los Gobiernos para que se traduzca en mejorías del desarrollo productivo. La Cepal recomienda cerrar acuerdos internacionales, ofrecer incentivos a los inversores y evaluar los resultados.

El auge de las inversiones, sobre todo en América del Sur, llegó de la mano de las privatizaciones en los noventa. Operaciones que, según la Cepal, estaban muy orientadas a la búsqueda de nuevos mercados y la obtención rápida de beneficios. Así sucedió con algunas empresas españolas que llegaron a la región y de las que tres se encuentran entre las 10 más importantes no dedicadas a actividades financieras: Repsol-YPF, Telefónica y Endesa.

Según el organismo, la inversión que ha recibido México, proveniente de EE UU, sí se ha traducido en una mejoría de la competitividad internacional porque el capital invertido en las maquiladoras, donde los costes laborales son bajos, ha permitido la integración del país en la producción transnacional.

Pese a la mejora, América Latina ha perdido parte de la tarta mundial de inversión frente a China. El gigante asiático fue el mayor receptor de los países en desarrollo, con 62.000 millones, y su inversión sí es de calidad, vinculada a centros de investigación y desarrollo. México es el país más amenazado por China, ya que compite con él en costes laborales bajos.

EE UU, desplazado por España

El fuerte aumento de la IED recibida por México en 2004, un 50%, se debió a la compra de Bancomer por parte del BBVA por un monto de 4.200 millones de dólares, lo que situó a España como principal inversor del país el año pasado, desplazando a EE UU.

El aumento de la inversión ahora se prevé menor porque China se ha erigido como un duro competidor, ofreciendo mismas ventajas que México, es decir, mano de obra barata. También América Central es competencia para el país en el sector productivo.

La economía argentina ha comenzado ha recuperarse de la crisis de inicios de la década, lo que se ha traducido en un aumento de la entrada de inversión del 76%. Pese a la fuerte subida el punto de partida es muy bajo y el total de IED recibida el año pasado es de 1.800 millones de dólares, aún inferior al nivel de 1990.