Escalada de precios

Los bancos centrales reclaman mayor transparencia en los mercados del crudo

El crudo vuelve a dar quebraderos de cabeza a los reguladores monetarios. Tanto, los banqueros centrales del G-10 reconocieron hoy que la subida del petróleo podría perjudicar al crecimiento económico mundial y demandaron una mayor transparencia de los mercados de crudo para evitarlo.

Al término del encuentro del G-10 celebrado hoy en Basilea, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha insistido en que estos mercados deben ser "tan transparentes como sea posible" y en que hay que mantener la "vigilancia" sobre la evolución del precio del crudo. Trichet ha señalado que el G-10 no excluye que el encarecimiento de los combustibles repercuta negativamente en la economía global, aunque tampoco quiso ser alarmista al no descartar que una bajada de su precio beneficie a la coyuntura.

A las preguntas formuladas de los periodistas sobre cómo se debería proceder para elevar la transparencia, Trichet ha contestado que el G-10 no ha hablado de ello en su reunión de hoy, pero que el grupo "respalda todas las medidas" tomadas al respecto hasta el momento.

El precio del barril de brent, de referencia en Europa, alcanzó a finales de la pasada semana un nuevo récord de 53 dólares, debido, principalmente, a la ola de frío en el hemisferio norte y a la fuerte demanda del mercado chino. No obstante, la OPEP comunicó informalmente este fin de semana que aumentará su producción si los precios del petróleo se mantienen en el alto nivel actual.

Los banqueros centrales del G-10, incluyen a EE UU, Alemania, Bélgica, Canadá, Francia, Holanda, Italia, Japón, Reino Unido, Suecia y Suiza.

Mientras tanto, el crudo de la OPEP se mantiene en los máximos niveles de su historia, después de cerrar la semana pasada a 48,37 dólares por barril, y tras cotizar a una media de 46,59 dólares, un 6% más que la media de la semana anterior.

Ante esta situación, varios responsables de la OPEP han hecho declaraciones públicas con las que quieren tranquilizar a los mercados, en las que sugieren que la OPEP no decidirá reducir su oferta si los precios se mantienen tan altos como ahora, aunque atribuyen la reciente subida a sucesivas olas de frío en Estados Unidos y en el continente europeo.

Una subida temporal

El responsable del sector de Nigeria, Edmund Daukoru, ha llegado incluso a señalar que la OPEP, que controla cerca del 40% de la producción mundial de crudo, podría llegar a elevar su ritmo de bombeo.

La empresa de análisis del mercado energético PVM destaca hoy en un informe que la fuerte subida de la semana pasada se debió "en parte a los especuladores no comerciales", que parecen haber entrado en masa en este mercado, sobre todo en el Nymex (el de Nueva York) donde se registró el mayor número de compras a largo plazo de los últimos ocho meses.