CNMV

El debate sobre la CNMV europea se reaviva con el 'caso Citigroup'

Citigroup aprovechó a la perfección la unidad del mercado financiero europeo cuando el 2 de agosto vendió masivamente deuda de varios países para desestabilizar los mercados de bonos y embolsarse una jugosa plusvalía. Pero, al tiempo, el hecho de que la supervisión de estos mercados esté segmentada puede permitir a la entidad esquivar alguna sanción. Ya lo señaló manuel Conthe: 'No se pueden sancionar conductas, por muy reprobables que sean, que queden fuera del ámbito de actuación de la CNMV'.

La oferta de compra de la Bolsa de Londres por la de Francfort también ha despertado inquietudes en el plano regulatorio, que han sido aireadas por el propio supervisor británico. La FSA afirmó que si el propietario final de la Bolsa de Londres no está basado en el país, la FSA no será responsable de investigar los abusos del mercado.

Ambos episodios han reabierto el debate sobre la necesidad de una CNMV europea. El diario The Wall Street Journal publicó el pasado jueves que el Gobierno alemán estudia plantear la creación de una entidad supranacional que regule banca y aseguradoras, propuesta que realizaría el próximo día 22.

El comité europeo de reguladores destaca la necesidad cada vez mayor de plantearse sistemas transnacionales

Pero el debate no es nuevo. La moneda única derribó muchas barreras, y el Plan de Acción de Servicios Financieros -con 42 directivas sobre que han modificado la legislación del sector para crear un único mercado- ha impuesto las mismas normas para todos. Los mercados electrónicos, como MTS, donde Citigroup llevó a cabo su operación, son transnacionales. Pero en los 25 países de la UE hay 25 reguladores con distintas competencias y prácticas.

El primer paso hacia la CNMV europea ha sido la creación de CESR, comité europeo de reguladores. Una entidad que ya ha adoptado el papel de coordinador en el caso Citigroup. 'Entre los miembros de CESR hay un compromiso de entendimiento mediante el que se pasan información para analizar la situación en conjunto', explica una portavoz de CESR sobre el papel del comité en las pesquisas. 'Se ha intercambiado información sobre las investigaciones, pero éstas las lleva individualmente cada regulador nacional. Nosotros ponemos los sistemas para ello y proporcionamos las personas de contacto'.

Fuentes del sector señalan que 'es notorio que a raíz de este episodio se han planteado cuestiones sobre la efectividad de la supervisión. Y es concebible que existan mecanismos de actuación en casos de alcance transnacional, pero hay que considerar los sistemas de supervisión de cada país y las distintas legislaciones'.

El propio comité CESR ha estudiado los retos que presenta la supervisión del mercado después de la unificación legislativa. El texto, elaborado por un grupo de sabios y llamado informalmente informe Himalaya, trata sobre las herramientas de supervisión necesarias para unos mercados financieros integrados. Y aunque aboga por una adaptación progresiva de la supervisión al mercado -dado que los grados de integración en éste son variables-, afirma que la necesidad de considerar sistemas transnacionales es cada vez mayor.

'Aporta reflexiones muy relevantes. La coordinación entre reguladores lo es, pero también el régimen jurídico o las competencias de cada uno', explica Rodrigo Buenaventura, director de relaciones internacionales de la CNMV. 'No es una consecuencia inmediata de un mercado integrado que la supervisión deba estar íntimamente sincronizada. También hay mercado único en mercancías y trabajo y no hay un supervisor'.

Desde el sector privado también se vislumbra más una integración progresiva que la creación de una entidad fruto de una decisión puntual. 'La tendencia es hacia una cooperación más intensa entre reguladores, pero será un proceso gradual que probablemente termine dando lugar a un organismo que, más que un único regulador, será la cabeza de una estructura descentralizada, con comisiones de valores en cada país', opina Gregorio Arranz, abogado de Jonesday.

Las conclusiones de los 'sabios'

La primera conclusión del informe Himalaya, elaborado por un grupo de expertos en los mercados de valores, destaca que, superada la armonización legislativa, el grado de integración de los distintos segmentos de los mercados financieros europeos es variable, y evoluciona de modo imprevisible.

En consecuencia, la estrategia regulatoria para encarar los retos de dicha integración en el sector financiero debe ser adaptativa. La respuesta a la evolución de cada mercado deberá ser proporcionada a dicha evolución, y por eso no se aconseja la creación de una nueva institución.

La cooperación entre reguladores y el reconocimiento mutuo al que obliga la legislación actual requiere que todos los supervisores europeos tengan la misma capacidad de actuar. Así, deberían garantizarse los mismos poderes para autoridades con similares competencias, incluida en su caso la capacidad normativa. Aunque se trata de un documento consultivo, el informe señala que 'estaría incompleto si no mostrara que la necesidad de considerar herramientas de supervisión transnacionales es muy superior a la de hace cuatro años'.

Pero el texto matiza que 'mencionar las opciones transnacionales es arriesgado en el sentido de trasladar la atención a este área demasiado pronto. Estas opciones sólo se deberían considerar si está muy claro que el sistema no puede plantear soluciones a la integración'.