EDITORIAL

Nueva batalla eléctrica

Las graves acusaciones que ha lanzado Endesa a sus competidoras por especular con los precios del mercado mayorista (pool) se cruzan con las denuncias vertidas contra ella el verano pasado por parte de Gas Natural, que pidió al regulador que investigara una supuesta manipulación de precios a la baja por parte de la primera eléctrica. En contra de algunas opiniones, esta vez no se trata de una pelea más en el gallinero eléctrico, sino de una manifestación del mal funcionamiento de un mercado que no responde a las reglas del juego; genera déficit e impide que las nuevas comercializadoras compitan en él, pues está controlado básicamente por Endesa e Iberdrola. Sea cual sea la solución, el Gobierno debe abordar y acelerar una reforma en profundidad de un mercado siempre bajo sospecha de comportamientos irregulares. Para ello cuenta con un buen equipo de expertos, como los que participan en la elaboración del Libro Blanco.