Energía

Cortes de gas y electricidad a grandes empresas por la ola de frío

La ola de frío polar y problemas en el suministro de gas obligó ayer a Red Eléctrica a cortar el suministro a las 180 empresas que tienen firmados contratos interrumpibles. La falta de viento y las temperaturas extremas llevaron al gestor a tomar una medida que no tuvo que aplicar ni en las demanda récord de enero. El Ministerio de Industria ha convocado a REE y a Enagás para que den una explicación.

La suerte no ha acompañado al sistema eléctrico español en la cuarta ola de frío polar que ha sufrido el país este invierno. Ayer, con un preaviso de seis horas, REE comunicó a las 180 empresas que mantienen contratos de interrumpibilidad que se les cortaría el suministro durante seis horas: entre las 17,30 y las 23,30. Fuentes de las empresas, por su parte, señalaron que los cortes se prolongarían, en unos casos, entre las 15 y las 21 y, en otros, entre las 16 y las 22. En total, se restaron 1.800 MW al sistema que, gracias a esta medida no rozó al máximo de enero, superior a los 42.000 MW.

Según REE, que puso en conocimiento de esta medida al Ministerio de Industria, el problema se manifestó en la noche del lunes, cuando Enagás, el gestor técnico del sistema gasístico, le informó de que el cierre de los puertos de Barcelona, Huelva y Sines estaba impidiendo la entrada de varios barcos de gas natural licuado. Esto, a su vez, había provocado problemas de suministro en varias centrales de ciclo combinado. De hecho, algunos de los ciclos (los ambivalentes) tuvieron que producir con otro combustible alternativo al gas.

Ni en REE ni en Enagás han querido precisar qué plantas han sido. En el gestor del gas reconocen que se 'han producido ajustes durante unas horas' y que fueron 'algunas comercializadoras propietarias de la carga de alguno de los barcos las que decidieron cambiar el combustible de sus plantas'. Ayer por la tarde, los puertos de Sines y de Huelva habían reanudado su actividad.

REE 19,68 0,49%

Por su parte, en REE explican que así como el lunes no hubo problemas porque se generaron 4.000 MW de energía eólica, el viento dejó de soplar ayer y la producción cayó a 900 MW. Esto unido a la baja hidraulicidad, a que varios grupos térmicos estaban indisponibles (5.000 MW) por razones técnicas, entre ellos, el de Castejón, y al temor a algún problema de suministro de gas 'por la baja presión de los gasoductos' llevaron al gestor a aplicar la interrupción a las empresas. En Enagás aseguran que 'la presión de los tubos ha sido la correcta'.

A la vista de la situación, Industria ha convocado a los responsables de REE y Enagás el próximo jueves 'para que expliquen la situación', según fuentes del ministerio.

Tarifa de alta tensión

Tras la alarma de la tarde, sobre las 20 horas, REE restituyó el suministro a las empresas. Precisamente, el Gobierno acaba de aprobar una prolongación hasta 2010 de la tarifa de alta tensión que disfrutan los grandes consumidores, cuya desaparición estaba prevista en 2007. Esta era una vieja reivindicación de las grandes empresas industriales. A la vista de la interrupción de ayer, y frente a quienes critican las bajas tarifas que paga la industria, fuentes de la compañías han recordado que 'el sistema es un seguro para el gestor del sistema, que puede aplicar la interrupción en momentos de necesidad'.

Las empresas disfrutan de tarifas muy reducidas a cambio de que se les corte el suministro con un preaviso. Para evitar daños a las empresas se había negociado un sistema más racional de preavisos, que todavía no se aplica.

El cierre de tres puertos impidió la entrada de varios barcos gaseros, según Enagás