Internet

Terra se disputa con Hacienda un beneficio fiscal de 2.600 millones

La venta de Lycos puede convertirse en uno de los negocios más rentables de Telefónica. Terra se ha beneficiado ya de un crédito fiscal de 272 millones por las minusvalías de esta operación, pero reconoce que negocia con Hacienda apuntarse otros 2.596 millones de deducciones. El fisco, sin embargo, parece reacio.

Visto desde la vertiente operativa y de negocio, la adquisición de Lycos fue una operación fallida para Terra y para Telefónica. Se compró por más de 8.000 millones de euros -eso sí, en acciones- y se vendió recién terminado el verano por una cifra infinitamente inferior, 89 millones.

Pero hay otro punto de vista desde el que la operación de Lycos puede llegar a considerarse uno de los mayores éxitos de la operadora: el fiscal.

Los primeros beneficios ya se han hecho notar. Terra se ha apuntado en 2004 un crédito fiscal de 306 millones de euros y 272 millones proceden de las minusvalías por la venta de Lycos. Este escudo ha servido, nada menos, que para llevar a las cuentas de la compañía de Internet las primeras ganancias de su historia.

Estos 272 millones, sin embargo, pueden suponer sólo el aperitivo de los rendimientos que se pueden conseguir por la venta del buscador estadounidense.

El crédito fiscal que ya se ha registrado corresponde a la diferencia, en forma de minusvalías, entre el valor contable de las acciones de Lycos que se recibieron en la operación de compra y el precio de venta. Con esta interpretación, y una vez descontadas las limpiezas que se han ido haciendo en el fondo de comercio de Lycos con sus consiguientes beneficios fiscales, en el momento de la desinversión se materializaron 272 millones de crédito impositivo.

Varias interpretaciones

El problema -o beneficio, depende de para qué parte- es que los fiscalistas de Terra consideran que existe más de una interpretación para llegar a la cifra de minusvalías y del crédito fiscal que se deriva de ellas. Por ahora, se ha asumido la tesis más conservadora y se han computado las acciones de Lycos a su valor contable, pero también se puede defender que el cálculo se haga con el valor de mercado de esos títulos, y eso es lo que Terra está dispuesta a pelear con Hacienda, según consta en su informe de auditoría de 2004.

La diferencia práctica entre una tesis y otra es abismal. De hecho, siguiendo este criterio los fiscalistas de Terra consideran que la base imponible negativa que se puede acreditar como minusvalía por la venta de Lycos es de 7.418 millones. Puesto que el 35% de esta cantidad puede utilizarse para reducir el pago por beneficios en el impuesto de sociedades, el crédito fiscal que resulta son 2.596,3 millones, nada comparado con los 272 millones que se han acreditado.

Una vez descubierto que hay más de una interpretación, los fiscalistas de Terra tendrán que emplearse a fondo. La compañía no puede renunciar al intento de elevar su crédito fiscal, porque tiene accionistas -dentro de poco será sólo Telefónica, pero por ahora todavía cotiza en Bolsa- por cuyos intereses debe velar.

Sin embargo, en el frente contrario está Hacienda, que también tiene intereses que defender y son contrapuestos a los de Terra. La pugna puede ser cuestión de años y, según fuentes fiscales consultadas, será muy difícil para la compañía de internet.

Así lo reconoce la empresa en su informe de auditoría. Terra no ha contabilizado este crédito fiscal en sus cuentas por 'las incertidumbres existentes sobre la decisión final que pueda' adoptar Hacienda. A esta conclusión se llega, sobre todo, por la 'posición contraria que la Administración Tributaria ha manifestado' a consultas 'sobre casos similares', añade la auditoría. Aun así, nadie en Terra está dispuesto a tirar la toalla sin pelearlo a fondo. En juego está un crédito fiscal muy superior a todos los beneficios tributarios que acumula Terra por sus años de pérdidas continuadas.

Más valor para Telefónica

Los esfuerzos de Terra no tendrían sentido si no formara parte del grupo fiscal de Telefónica. Porque un requisito imprescindible para aprovechar créditos fiscales es tener beneficios, y Terra anda algo escasa de ellos. Pero Telefónica no y gracias a que tienen el 75% de su filial podrá utilizar sus créditos fiscales para reducir el pago por impuesto sobre beneficios de otras empresas del grupo. Luego deberá hacer un ingreso en la caja de Terra, pero como tiene el 75% y pronto tendrá la totalidad de la filial, la salida de efectivo fuera del grupo es nula. La recompensa por la actual negociación se eleva a 2.600 millones, más de lo que vale Terra en Bolsa.