Petroquímica

Ibarra presenta el lunes su proyecto de refinería sin contar con un socio industrial

El presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y el empresario extremeño Alfonso Gallardo, presentarán en Mérida el lunes 14 de febrero el proyecto industrial 'Refinería Balboa'. El proyecto no cuenta aún con un socio industrial, para el que se deja una participación del 9%, si bien Rodríguez Ibarra apuntó que se han mantenido contactos con Repsol.

El presidente extremeño anunció en diciembre que el Grupo Alfonso Gallardo lidera el proyecto para la construcción de una refinería de petróleo en la región, que supondrá una inversión de 1.200 millones de euros. A juicio de Rodríguez Ibarra, en el proyecto tendrá que participar la Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura (Sofiex) con un 20% o 22% del capital inicial y una aportación de entre 72 y 80 millones.

En una comparecencia en el Pleno de la Asamblea de Extremadura, el presidente extremeño informó de que la refinería, que estará ubicada en los términos municipales de Los Santos de Maimona, Fuente del Maestre y Villafranca de los Barros, en Badajoz, producirá seis millones de toneladas al año, la mitad de ellos gasóleos, y generará 3.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Para culminar el proyecto se necesitará construir un oleoducto de 200 kilómetros hasta la costa onubense, cuyo presupuesto es de 54 millones.

Ibarra reclamó la participación de la Administración autonómica en el 'núcleo duro' accionarial para facilitar la gestión política, ya que la decisión final depende del Ministerio de Industria, con el fin de evitar la deslocalización fiscal.

El Grupo Alfonso Gallardo, que contará con una participación de entre el 31% y el 39%, y la SOFIEX, con un 20% o 22%, controlarán una compañía en la que Iberdrola, Caja Madrid y BBVA se repartirán a partes iguales un 30%, mientras que Caja Extremadura y GEA 21 tendrán un 3% cada uno.

La diferencia entre los 360 millones iniciales y los 1.200 millones de inversión total en la refinería de última generación, que evita residuos de fueloil, será sufragado vía endeudamiento entre 2004 y 2008. Según lo previsto, las ventas anuales, sólo de gasóleos, serán entre 2.500 y 3.000 millones de euros, es decir, 2.000 millones anuales en impuestos especiales e IVA.