Ocupación

El paro baja al nivel de 1979 y ya es inferior a la tasa de Alemania

El mercado laboral volvió a dar buenas noticias el pasado año. La economía española creó 461.300 empleos en 2004 hasta alcanzar un nuevo récord de ocupados: 17.323.300. El número de parados cayó en 120.000, hasta situarse en 2.007.100 desempleados, el 10,38% de la población activa. Esta tasa de paro se sitúa a niveles de hace 25 años, a finales de 1979, y es ya más baja que la de Alemania, que cuenta con un 10,8% de parados. Además, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2004, el 62% de los nuevos asalariados tiene un contrato indefinido y más de la mitad de los nuevos ocupados fueron mujeres.

La cantidad de empleo creado el pasado año es prácticamente similar a la conseguida en 2003, si bien en 2004 la reducción del paro fue sustancialmente mayor, debido en gran parte a que el crecimiento de la población activa (personas entre 16 y 64 en disposición de trabajar) empieza a frenarse. El pasado año hubo 341.300 nuevos activos frente a casi medio millón en 2003.

Analizando el detalle del empleo creado el pasado año se observa que las mujeres acortaron distancias ya que del total de nuevos ocupados, 307.500 fueron mujeres frente a 153.800 hombres, lo que supone que el empleo femenino creció el doble que el masculino.

En cuanto a la calidad del empleo creado, del total de nuevos asalariados (408.600), un 62% tenía contrato indefinido (254.400) y el resto temporal (154.200). Aunque este porcentaje se ha deteriorado ligeramente respecto al registrado en 2003 cuando siete de cada diez nuevos asalariados tenían un contrato fijo.

Esto no fue suficiente para lograr reducir la tasa de temporalidad que sigue anclada al igual que hace un año en el 30,8%. Una de las propuestas de muchos expertos para tratar de reducir esa elevada tasa de temporalidad es fomentar, como alternativa, el empleo a tiempo parcial. Sin embargo, pese a que el 25% de los nuevos asalariados tenían jornada parcial, sólo uno de cada diez empleados trabaja a tiempo parcial, frente al 18% en la UE.

El número de autónomos también registró un fuerte incremento del 4,6% el pasado año, con 83.100 nuevos ocupados. Esto representa una importante recuperación del empleo por cuenta propia que en 2003 había perdido 21.500 trabajadores.

En cuanto a los sectores que generaron más empleo los servicios se situaron a la cabeza, con 352.400 nuevos ocupados, si bien fue la construcción la que registró un mayor crecimiento en términos relativos, con un 5,1% más de trabajadores (102.200 nuevos ocupados). Este crecimiento se vio acompañado con una fuerte caída de paro en este sector donde 22.900 trabajadores abandonaron el desempleo, un 11,4% menos.

La industria abandonó los números rojos, tras más de un año de destrucción de empleo y generó 48.600 ocupados en 2004, un 1,5% más. La agricultura, sin embargo, perdió 41.900 trabajadores.

Por segundo año consecutivo, se destruyó empleo entre los jóvenes, ya que el grupo de ocupados de entre 20 y 24 años cerró el ejercicio con 23.400 trabajadores menos. Sin embargo, creció significativamente el empleo entre las mujeres de más de 55 años, con 39.300 ocupadas más, lo que supone un crecimiento del 7% del empleo en este grupo.

En el cuarto trimestre de 2004 se creó el doble de empleo que en el mismo periodo del año anterior, con 82.900 nuevos ocupados y el paro descendió en 24.200 personas. Nueve de cada diez nuevos empleos los ocuparon las mujeres.

Nueve millones de hogares con ocupación absoluta

De los 14.390.600 hogares que hay en España (244.800 unidades familiares más que en 2003), sólo 10.800.300 tienen entre sus moradores algún activo. Y de estos hay 9.023.600 en los que todos los activos están ocupados (pleno empleo), con una mejora de 253.000 hogares en 2004 (un 2,88% más). Sin embargo, existen otros 466.200 hogares en los que todos los activos están en desempleo; esta cifra ha descendido en 32.100 en los últimos doce meses, un 6,44%.

Los hogares registrados por la EPA en los que no hay ningún activo llegan ya a los 3.590.300, 81.200 más que hace un año.

El paro del cabeza de familia, en mínimos

Las altas tasas de paro en España han sido soportables en las últimas décadas en España por la estructura familiar del desempleo, dado que la falta de ocupación se ceba entre los hijos y cónyuge, pero los cabeza de familia sostienen altos niveles de ocupación. En último trimestre de 2004 ha registrado un nuevo descenso del desempleo entre las personas de referencia en los hogares, hasta el una tasa de paro del 5,91%. Las personas que son cónyuge o pareja en el hogar tienen una tasa de desempleo del 12,09%, mientras que los hijos siguen con un desempleo del 15,79%.

Pleno empleo masculino en 17 provincias

El pasado año terminó con 17 provincias españolas con pleno empleo masculino, o lo que es igual, con tasas de paro inferiores al 5%. Soria y Teruel encabezan el grupo con una tasa de paro del 0,96% y 1,25% respectivamente y le siguen Navarra, Lugo, Lleida, Guadalajara y Huesca, con menos del 4%. Y sólo tres comunidades autónomas consiguieron pleno empleo en general: Navarra, La Rioja y Aragón.

El pasado año, las comunidades que crearon más empleo fueron Andalucía (135.200), Madrid (89.500) y Comunidad Valenciana (64.600), mientras que la región andaluza y Canarias son las que más redujeron el número de parados.