Bolsa

Reactivación de las OPV tras la sequía

En España sólo se materializaron tres ofertas públicas de venta de acciones en 2004 (otra se retiró pocos días ante de su puesta en marcha), pero en el año anterior no se había registrado ninguna y en 2002 únicamente se realizaron dos. Y esa evolución fue posible ya que la recuperación de la Bolsa se tradujo en una reactivación de la demanda de acciones por parte de los inversores y posibilitó además a los colocadores fijar un precio atractivo para los vendedores. No obstante, según los expertos, todavía el mercado no ha olvidado el pinchazo de la burbuja del año 2000 y la reacción ante las colocaciones no se parece al entusiasmo de antes de la crisis.

Y eso que de las tres OPV de 2004, los inversores que han participado en dos de estas operaciones han revalorizado su patrimonio y, en el caso de Telecinco, de forma muy significativa (un 49,5%). Y también Fadesa, tras meses en pérdidas, ha entrado en beneficios con una subida del 14,9% respecto al precio de salida. Sólo la última de estas OPV, la de Cintra, está todavía en pérdidas (-1,94%).

Pero la demanda no ha sido tan espectacular como en la época dorada en la que la solicitud de acciones por parte de los inversores obligaba a realizar un fuerte prorrateo en la adjudicación. Ahora, además del fracaso de Probitas Pharma, se han producido trasvases en los tramos destinados a los diferentes accionistas, por la frialdad en la demanda de algunos grupos. Así, los expertos han destacado este año que en el mercado hay dinero, pero que se exige más seguridad que antes, por lo que han recomendado que las OPV se planteasen con un precio que permitiera un recorrido al alza de la cotización del valor.

Sin embargo, Telecinco sí recordó los récords anteriores que tuvieron empresas como Terra, Gamesa, Inditex o Sogecable y se estrenó en Bolsa el 24 de junio con una subida del 18,23%, al tiempo que consiguió 200.000 accionistas. La inmobiliaria Fadesa perdió un 2% el primer día de cotización mientras que Cintra bajó un 4,73%.

Respecto a esta última empresa, algunos analistas achacaron su mal comportamiento en Bolsa a la estrategia anunciada por sus directivos, tan diferente a otras concesionarias de autopistas. Cintra no ha querido ser un valor refugio, con dividendos elevados y estables, y ha optado por crear valor a sus accionistas a través del crecimiento. Por ello sociedades como ING FinancialMarkets o Deutsche Bank iniciaron la cobertura del valor con la recomendación de comprar. Para el banco alemán, Cintra presentaba una oportunidad única en el sector, mientras que ING fijó un precio objetivo de 9,15 euros por título. Ibersecurities también ha señalado que el valor estaba infravalorado.

Por el contrario, Telecinco, la empresa que ha protagonizado la OPV con más éxito de 2004, se ha comprometido con sus accionistas a darles una elevada remuneración. El consejo de administración de la cadena ha aprobado una propuesta para destinar el 75% de los beneficios a dividendos. Telecinco espera unas ganancias de 180 millones de euros en 2004.

Quedan en la pista de salida algunas colocaciones anunciadas pero sin fecha, como la de Vocento y la de Auna, la OPV más esperada por el mercado. Pero en el caso de la operadora de telecomunicaciones puede que las sociedades de capital riesgo, tan activas en los últimos meses, la adquieran y se conviertan en una competencia para las salidas a Bolsa a corto o medio plazo.

Repunte en Europa

En Francia la reactivación de la OPV ha ido en parte de la mano del Estado que ha iniciado una nueva etapa de privatizaciones con la venta de un 35% del capital de Snecma por 1.200 millones. En el mercado se esperan piezas más sustanciosas este año que se inicia y el próximo con la salida al mercado de grandes empresas, entre ellas las energéticas EDF y Gaz de France. También Pages Jaunes contribuyó a reactivó el mercado francés. En Alemania, tras dos años de letargo, se produjo la colocación de parte del capital de Deutsche Post.

Pero la OPV más importante de Europa, después de la salida al mercado en 2001 de Crédit Agricole, fue la de Belgacom, la operadora de telefonía de Bélgica, con un valor de 3.300 millones de euros. Esta operación también ha sido positiva para los accionistas: la empresa arrancó a 27,8 euros por acción y el pasado 27 de diciembre cotizaba a 32,44. En Italia, una de las transacciones más significativas fue la de Terna, compañía de la eléctrica italiana Enel propietaria de la red de transporte de electricidad.

En Gran Bretaña, que cuenta con un mercado más activo y no ha padecido una sequía total, se materializaron un total de 209 OPV en 2004 frente a las 52 operaciones del año precedente.

Google, la colocación más esperada

Google no ha defraudado a los accionistas que acudieron a su compleja salida al mercado a través de la subasta de un paquete de más de 20 millones de títulos. Ya en su debut en el Nasdaq, y superando las polémicas del inicio de la operación, la cotización del buscador de internet subió un 18% superando así los 100 dólares por título. Y ha llegado a alcanzar los 196,25 dólares el pasado 1 de noviembre.

Con todo, no ha sido la mayor OPV de la historia bursátil como se llegó a especular, en parte porque se decidió sacar una parte mínima de su capital (no llegó al 8%). Y no fue siquiera la más importante de su sector, pese a que la transacción alcanzó los 1.660 millones de dólares lo que ha dado un valor total a Google superior a los 27.000 millones de dólares, muy por delante de Amazon (15.710 millones de dólares el pasado 19 de agosto, fecha de salida de Google a Bolsa). Pero también, bastante por detrás de la capitalización bursátil de Ebay (52.600 millones de dólares) y de Yahoo (38.245 millones).

Y al igual que Google parece haber roto el maleficio que pesa sobre las compañías puntocom, el mercado bursátil estadounidense también, que nunca estuvo tan deprimido como el europeo continental, parece haber recuperado el ritmo de colocaciones y el apetito de los inversores. Entre las operaciones de 2004 han resaltado General Mills y Univisión.