Bolsa

La Bolsa cierra el año con un alza del 17,36%

Por muy poco. El Ibex 35 cayó ayer un 0,22% y no pudo finalizar el año en máximos. De todas formas, la Bolsa española acaba el ejercicio en plena forma. En la semana gana un 0,29% y en diciembre un 4,46%, la cuarta subida mensual seguida.

Por muy poco. El Ibex 35 cayó ayer un 0,22% y no pudo finalizar el año en máximos. De todas formas, la Bolsa española acaba el ejercicio en plena forma. En la semana gana un 0,29% y en diciembre un 4,46%, la cuarta subida mensual seguida. El fuerte rebote acumulado desde agosto permite a la renta variable cerrar por segundo año consecutivo en positivo, con una ganancia del 17,36%, algo que no ocurría desde el bienio 1998-1999, justo antes del estallido de la burbuja tecnológica.

La subida de la Bolsa ha sido generalizada. De los 109 miembros incluidos en el Índice General de la Bolsa de Madrid (IGBM), tan sólo seis valores registran pérdidas anuales (Zeltia y Santander son las únicas compañías del Ibex 35 en números rojos). Además, el 74,31% de las empresas cotizadas ofrece rentabilidades desde enero superiores al 10%.

Un ejercicio más los valores de pequeña y mediana capitalización se sitúan a la cabeza en la clasificación de las mayores revalorizaciones, destacando Jazztel, Mecalux, Catalana Occidente, Indo y Sos Cuétara. Todas ellas se apuntan subidas superiores al 60%. Entre los 10 mejores del IGBM tan sólo hay una empresa del Ibex 35: TPI. La filial de Telefónica, editora de las Páginas Amarillas, gana un 56% en el año.

La Bolsa española sube el doble que la mayoría de los grandes mercados mundiales

Por sectores, los siete que componen el IGBM terminan el año en positivo, con Bienes de Consumo (35%), Servicios de Mercado (33,4%) y Construcción (26,8%) en los mejores puestos.

Aunque la subida de 2004 es inferior a la registrada en 2003 (28,17%), los expertos señalan que tiene mayor importancia porque la Bolsa venía entonces de perder un 48,14% de su valor en tres años y, sobre todo, por las circunstancias adversas en las que se ha producido. La más importante de ellas fue la escalada vertical del precio del crudo. Aunque el petróleo se ha relajado en la última parte del año, acumula una subida del 32,74% desde enero, llegando a marcar su máximo histórico el 26 de octubre , cuando por un barril de Brent -el crudo de referencia en Europa- se pagó 51,56 dólares.

Los otros factores que han actuado como lastres para la renta variable son la debilidad del dólar (el euro se ha apreciado un 8,16% en el año respecto a la divisa estadounidense) y el inicio de una política monetaria más restrictiva, tradicional enemiga de las Bolsas. La Reserva Federal ha subido hasta en cinco ocasiones el precio del dinero en EE UU, hasta colocarlo en el 2,25%.

'En circunstancias normales cualquiera de estos aspectos hubiera supuesto retrocesos considerables para el mercado. Pero en 2004 no ha sido así ya que ha pesado más el robusto crecimiento económico a nivel mundial, liderado por EE UU, que se ha traducido a su vez en crecimientos de beneficios superiores al 20%', explica Mercedes Camacho, responsable de análisis de Safei.

Lo que cotiza en Bolsa, por encima de factores externos como el dólar o el petróleo, son sobre todo los resultados empresariales. En este sentido, los analistas coinciden en señalar a las cuentas corporativas como el principal responsable del año bursátil alcista. A falta de conocer los datos del último trimestre del año, de julio a septiembre los beneficios conjuntos de las empresas del Ibex 35 aumentaron un 48%, aunque en los nueve primeros meses el acumulado se reduce a un 14,6%.

Precisamente la fortaleza de los beneficios ha hecho posible que pese a los dos años consecutivos de repuntes, el precio de las acciones no se haya disparado. Según datos facilitados por Bolsas y Mercados (BME) en su informe de mercado anual, la Bolsa está más barata que hace un año en términos del ratio precio/beneficio: el PER (número de veces que el beneficio por acción está contenido en la cotización) medio estimado para 2004 se sitúa en 14,2 veces.

A la altura de los mejores índices

Un año más la Bolsa española se ha situado a la cabeza de los grandes mercados en cuanto a revalorización. Si bien es cierto que dentro del área euro la renta variable de cuatro países (Bélgica, Irlanda, Austria y Luxemburgo) ha tenido mejor comportamiento, el Ibex 35 ha batido al Cac francés, al Dax alemán, al Footsie inglés, al Nikkei japonés y a los índices estadounidenses (Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq), todos ellos con revalorizaciones anuales inferiores al 10%.

'Tres son los factores que explicarían la mejor evolución relativa de la Bolsa española', según Natalia Aguirre, responsable de análisis de Renta 4. 'En primer lugar que la economía española, aunque menos que otros años, sigue creciendo por encima de la media europea. Además, la estabilización de Latinoamérica, tanto política como económica, ha servido en este caso como prima para el Ibex 35, debido a la presencia en esta región de los grandes valores. Por último, destacaría la composición sectorial del mercado español, donde las telecomunicaciones, en un momento dulce este año, tienen más peso que en otras plazas', explica Aguirre.

La evolución bursátil en 2004 habría que dividirla, según los expertos, en tres partes bien diferenciadas. En primer lugar, y tras el fuerte rebote de 2003, el Ibex 35 inicia el nuevo curso sin dar signos de agotamiento, impulsado por las buenas perspectivas macroeconómicas y empresariales. A partir de marzo, el mercado entró en una frase lateral, con tendencia bajista. Los atentados del 11-M y el inesperado resultado electoral hicieron que la renta variable se desplomase. Aunque las acciones se recuperaron con la misma rapidez con la que cayeron, el inicio de la escalada del crudo, junto con los malos datos de empleo en EE UU, que podrían acelerar el proceso de subida gradual de tipos por parte de la Reserva Federal, incitaron a los inversores a recoger beneficios, llevando con ello a los índices a su mínimos anuales, alcanzados a mediados de agosto.

A partir de ahí, la estrecha correlación que se había mantenido entre Bolsas y petróleo se rompió. Los buenos resultados empresariales del tercer trimestre, mejores de lo esperado en muchos casos, la rápida victoria de George W. Bush en las elecciones presidenciales de EE UU, la ausencia de nuevos atentados terroristas y el hecho de que Alan Greenspan no se saliera del guión previsto en el encarecimiento del dinero, dispararon el precio de las acciones. Así, desde los mínimos de agosto, el Ibex 35 se apunta una revalorización del 19,82%. De un año bajista, se ha pasado a un ejercicio calificado como 'bastante bueno' por los analistas.

Récord en volumen y dividendos

Pero la bonanza de un mercado no sólo se mide por la simple apreciación de las cotizaciones. En este caso, otros indicadores vienen a corroborar que 2004 ha sido un buen año para la Bolsa española. En primer lugar, el rebote ha estado apoyado por un gran volumen de negociación.

Según datos de BME, hasta noviembre se negociaron 590.000 millones de euros en el Sistema Electrónico (SIBE), un 31% más que en todo el año anterior, y récord histórico del mercado. La contratación anual en el SIBE representó en 2004 un 158% sobre el valor de la capitalización de las compañías cotizadas al cierre del ejercicio

Otro dato positivo es que la remuneración al accionista ha roto todos los registros históricos. El importe conjunto de esta retribución alcanza los 14.077 millones hasta noviembre, un 20,21% más que en 2003, según BME. Tras depurar los balances, las empresas se han dedicado a mimar a sus accionistas.

Por último, 2004 puede considerarse como el año de la recuperación de las salidas a Bolsa. Mientras que en todo el año anterior tan sólo se registró la salida a Bolsa de Antena 3 TV (la oferta no contenía tramo para el inversor minorista), cuatro empresas han sacado nuevos títulos a cotizar en el mercado español en 2004, bien mediante ofertas públicas de venta (OPV) o de suscripción. De estas cuatro compañías, tres salieron a cotizar a Bolsa por primera vez, Fadesa, Telecinco y Cintra, y la otra, Banco Sabadell, realizó una colocación de títulos para sufragar la compra del Atlántico. El importe total de las OPV ascendió a 3.656 millones de euros.

Subidas generales en todos los mercados del mundo

El año que acaba ha sido bueno para la mayoría de los mercados de renta variable del mundo. Los principales índices acaban el ejercicio con revalorizaciones superiores o próximas al 10%, apoyados en un sólido crecimiento económico, cuyos motores han sido EE UU y China, y en unos beneficios empresariales en expansión.

El incremento de la remuneración al accionista vía dividendo y recompra de acciones, posible gracias a la robustez de las cuentas corporativas y a los saneamientos efectuados tras los excesos cometidos durante los años de la burbuja tecnológica, han sido otro de los atractivos de las Bolsas en 2004.

Los mercados emergentes, especialmente los latinoamericanos, han sido los más beneficiados de este entorno, y cierran el ejercicio con las mayores revalorizaciones. El ritmo de crucero del crecimiento mundial se ha traducido en una mayor demanda de materias primas, punto fuerte de estos países. Ello, unido a un entorno de tipos de interés bajos, lo que hace más llevaderos sus compromisos financieros, y la reactivación de la inversión extranjera, consecuencia de un entorno político y económico más estable, han sido piezas clave en este comportamiento positivo.

En Latinoamérica la Bolsa que mejor se ha comportado ha sido la mexicana. El índice Mexbol se apunta una revalorización del 47,53% en el año beneficiada por la saludable coyuntura de EE UU, país vecino y principal socio comercial. Por su parte, el índice Bovespa de Brasil sube un 17,19% y el Merval argentino un 30,18%.

Otros mercados emergentes que han vivido un buen ejercicio han sido los de Europa del Este. Los Bolsas de los ocho países del antiguo bloque comunista (Polonia, República Checa, Hungría, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia y Lituania), que junto con Chipre y Malta ingresaron en al Unión Europea el pasado 1 de mayo, presentan alzas medias superiores al 30% desde el pasado 1 de enero.

La apertura comercial de estos países, así como los fondos de cohesión que recibirán, han despertado el interés de los grandes inversores institucionales por los mercados de Europa del Este.

Evoluciones simétricas

El comportamiento anual de los principales mercados europeos y estadounidenses ha sido bastante similar. Hasta julio los índices se movieron en un amplio rango lateral, de gran volatilidad. A partir de este mes, las Bolsa entraron en una fase bajista, principalmente por el fuerte repunte del precio del crudo, que les llevó hasta sus mínimos anuales, a mediados de agosto. A partir de ahí, los mercados se desligaron de la evolución del petróleo, ponderando más los buenos datos empresariales.

En las bolsas estadounidenses, aparte de la marcha de la economía, tres fueron los aspectos clave: las primeras subidas de tipos de interés en cuatro años, iniciadas en junio, la guerra en Irak y los atentados terroristas, así como las elecciones presidenciales, donde la rápida victoria de George W. Bush permitió a los índices continuar el rebote iniciado en verano. El Standard & Poor's 500 sube un 9,3% en el año, el Nasdaq un 8,8% y el Dow Jones un 3,6%. En este último índice, los mejores valores de 2004 han sido McDonalds, Boeing, Exxon Mobil y Johnson & Johnson. Las acciones que más cayeron fueron las de Merck, Intel, General Motors y Pfizer.

Por su parte, en Europa las subidas han estado apoyadas, no tanto en el crecimiento económico, que sigue siendo débil, como en unas valoraciones menos exigentes que las de EE UU, y en la activa política de recompra de acciones emprendida por muchas empresas. Los valores energéticos como Enel, RWE y Eon, encabezan las subidas en el Euro Stoxx 50, índice donde cotizan las mayores compañías por capitalización bursátil del área euro, seguidas de Telecom Italia y su filial de móviles, TIM. Entre las mayores caídas: Carrefour, Philips, Nokia y L'Oréal.

Por sectores, los de mejor comportamiento han sido servicios financieros, eléctricas, salud y construcción. Entre los peores, ocio y tecnología.

Valores estrella y 'estrellados'

Jazztel ha sido, de las 109 compañías que cotizan en el Índice General de la Bolsa de Madrid (IGBM), la que más se ha revalorizado en el año 2004. Las acciones del operador de telecomunicaciones han subido un 111,76%, aupadas por la entrada en el capital de Leopoldo Fernández Pujals.

Hasta la irrupción en septiembre del empresario cubano, fundador de Telepizza y actual presidente de Jazztel, los títulos habían permanecido de capa caída. Sin embargo, desde el anuncio de que Pujals había adquirido el 24,9% de la compañía, el valor se ha revalorizado un 188%.

Los expertos, sin embargo, recomiendan cautela con este valor, dado su carácter especulativo y su gran volatilidad, y recuerda que la compañía aún está en pérdidas.

Sólo un valor del Ibex 35, TPI, tiene el honor de entrar en la lista de las 10 mayores revalorizaciones del mercado español. La compañía editora de las Páginas Amarillas se ha visto recompensada por sus ingresos recurrentes y por una mejora de su política retributiva, que han convertido al valor, pese a las subidas, en uno de los de mayor rentabilidad por dividendo de la Bolsa.

En el lado opuesto, Puleva Biotech, Tubos Reunidos y Zeltia son los peores valores del IGBM en 2004. La farmacéutica gallega se ha visto penalizada por los retrasos en la aprobación de su fármaco estrella. æscaron;ltimamente también se ha visto lastrada por su inminente salida del Ibex 35.

Los títulos del Santander son, de largo, los que peor comportamiento han tenido este año entre los grandes valores del mercado, al perder un 2,77%. El efecto dilutivo por la ampliación para pagar la compra del Abbey ha tenido buena parte de la culpa de esta gris evolución.