Jesús Acebillo

'Seremos un referente de los países emergentes'

La nueva responsabilidad sobre la división de países emergentes (China, India y Rusia) servirá para potenciar la influencia de la filial española en el grupo.

Novartis es la multinacional farmacéutica con mayor presencia industrial en España. A las tres factorías heredadas de la fusión de Sandoz con Ciba hay que añadir la factoría de Amifarma que adquirió el año pasado, dentro de un plan de inversiones de 44 millones de euros, además de otros 32 millones destinados a investigación y desarrollo. Jesús Acebillo pasó a desempeñar la presidencia de Novartis en 1995, y desde julio pasado es también el máximo responsable de la recién creada región de mercados emergentes (55 países). Acebillo asegura que el nuevo cargo ayudará a potenciar la influencia de la filial española dentro del grupo suizo.

Pregunta ¿Qué ha significado para la subsidiaria española la designación como responsable para los países en desarrollo?

Respuesta En primer lugar, ha supuesto un mayor peso estratégico dentro de nuestro grupo. Y, por otra parte, supone elevar el talento y la visión internacional, que, en ocasiones, se ha convertido en una asignatura pendiente para las empresas españolas.

'Novartis ha sido la primera gran farmacéutica que se ha adaptado para crecer en los países más pobres'

'El problema más importante para el sector es la investigación y la tecnología, no la posible deslocalización'

P Pero estábamos acostumbrados a que desde España se controlaran mercados más cercanos como la región mediterránea...

R Sí. Nuestra responsabilidad es más amplia. Gestionamos desde Barcelona 55 países, que representan el 77% de la población mundial, el 33% de la riqueza, y sólo el 10% del consumo de medicamentos. Estos desequilibrios importantes son los que vamos a intentar reducir.

P ¿Y cómo se pueden equilibrar estas diferencias desde Europa?

R Efectivamente, es un reto importante. Hay que ver cómo Occidente es capaz de gestionar la riqueza en Oriente. En principio, Novartis se ha convertido en la primera multinacional que ha adaptado su estructura interna. Normalmente, los países emergentes están incluidos en áreas geográficas que lideran determinados mercados, que son los que se llevan el grueso de las inversiones y del interés. En cambio, nosotros hemos adoptado una estructura concreta para estas áreas en desarrollo, poniendo a todos estos 55 países en la misma estructura.

P Ustedes han creado un Instituto de investigación en Singapur.

R Claro. Además de gestionar desde Europa, también hemos sido los primeros en crear una cierta estructura en estos mercados emergentes. En Singapur se trata de un centro de investigación básica para enfermedades tropicales, concretamente para la tuberculosis y y el dengue, con la posibilidad de ampliarlo a otras dolencias como la malaria y la lepra.

P Y, después de cinco meses, ¿cuál es la estrategia que va a seguir Novartis en estos mercados?

R Todavía es temprano. En menos de medio año es difícil concretar prioridades. Además, hay que tener en cuenta que estos mercados tienen gran cantidad de desequilibrios entre sí.

En Europa, existe una cierta homogeneidad. Esta situación nos lleva a pensar que el resto del mundo es igual, y no es cierto. Esta es una reflexión importante, porque una de las posibles críticas hacia nuestro sector es que hemos estado excesivamente centrados en crecer en los países desarrollados. Se tiende a comercializar los mismos fármacos en los países emergentes y esto no es correcto.

P Y una primera preferencias...

R Queremos convertirnos en un referente para estos países en desarrollo. Así de claro. Una vez dicho esto, hay que diferenciar entre China e India, que tienen tasas de crecimiento de entre el 8% y el 10% anual y durante varios años, y otros mercados que tienen evoluciones más irregularidades.

Lo que hemos visto son cuatro vectores de actuación: Primero, la necesidad de instalar unos sistemas globales de información, que nos permitan tratar estos datos remotos y asimétricos; segundo, tenemos que ser capaces de instalar estructuras comerciales adaptadas para cada mercado o zona, precisamente por estas diferencias existentes; tercero, la elevada volatilidad de algunos de estos países nos obliga a manejar muy bien la relación costo y riesgo; y por último, intentaremos desarrollar talento en el propio país.

P En este último caso, sirve el ejemplo de Singapur...

R Sí, porque otro de los defectos seculares de la industria farmacéutica ha sido mandar directivos y científicos europeos a desarrollarse en estos países.

P Y a nivel de producción, ¿serán necesarias muchas inversiones para cubrir el crecimiento de los nuevos mercados?

R No. Novartis es una compañía muy internacionalizada. Nosotros mismos exportamos a muchos países desde nuestras factorías.

P Por lo tanto, no existe el peligro de deslocalizaciones...

R La industria farmacéutica no es intensiva en mano de obra. El problema más importante es la investigación y la alta tecnología.

P ¿Será necesario crear un centro de atención telefónica en Barcelona?

R Tenemos espacio suficiente en los dos edificios corporativos de la Ciudad Condal (Gran Vía y Marina) para ubicarnos. En principio, creo que no será necesario instalar ninguna infraestructura de este tipo. Nosotros podemos gestionar desde España, pero tenemos muy claro que hay que estar también muy cerca de los mercados, muy pegados al terreno, porque a 9.000 kilómetros de distancia no tiene mucho sentido montar grandes superestructuras.

Organización: El grupo concentrará en Barcelona cuatro áreas de gestión

Novartis controlará directamente desde Barcelona los mercados China, India y Rusia. Además, concentrará cuatro áreas de gestión (finanzas y tecnologías de la información, planificación y estrategia, operación comercial, y recursos humanos). La nueva estructura sólo dejará fuera de España la responsabilidad sobre los países de Europa del Este y África, con sede en la base regional de Basilea, y sobre los mercados de Asia-Pacífico, con despachos en Singapur.

Jesús Acebillo se muestra conforme ante la obligación de viajar más asiduamente. 'Ahora me puedo organizar mejor los vuelos, aprovechando más el tiempo. Antes, cuando tenía que viajar más por Europa descansaba menos', argumenta Acebillo. El directivo nacido en Huesca en 1954 se ha mostrado siempre orgulloso de la importante presencia industrial del grupo en España. Cuenta con una factoría de especialidades farmacéuticas en Barberà del Vallès (Barcelona), y otra de bases para la posterior producción de genéricos en la localidad cercana de Les Franqueses.

La división de medicamentos de mostrador fabrica algunos productos en la planta de Parets del Vallès (Barcelona). El crecimiento ha sido constante en los últimos años, con la adquisición de la factoría de Amifarma en Palafolls, la compra del complejo industrial de Ciba Especialidades Químicas contiguo a la planta de Barberà, y la compra del negocio de atención primaria de la compañía irlandesa Elan Farma.

Novartis registró una facturación de 869 millones de euros en España durante el pasado ejercicio, lo que representó un incremento del 10%.

Las exportaciones sumaron los 181 millones de euros, un 20,8% de las ventas. En este último caso, el incremento fue del 0,4%. La plantilla aumentó un 6,5%, hasta los 1.820 empleados.