Negocios

Deutsche Bank vende 37 millones de acciones de Sanpaolo IMI

Deutsche Bank ha vendido 37 millones de acciones en el banco italiano Sanpaolo IMI por un montante total de entre 368 y 375 millones de euros, según ha informado el grupo. El primer banco alemán ha colocado estos títulos en el mercado a un precio unitario comprendido entre los 9,95 y los 10,15 euros. Esta venta se produce tras el fracaso del proyecto de fusión entre la entidad italiana y el grupo bancario franco-belga Dexia, del que habría surgido el cuarto banco de la zona euro.

El banco italiano Sanpaolo IMI confirmó a finales de noviembre el abandono de las negociaciones alegando que no existían las "condiciones" adecuadas para continuar las conversaciones con Dexia.

Expansión asiática

Las informaciones en torno al Deutsche Bank no paran ahí. Según la prensa de Pekín el mayor banco de Alemania, ha firmado un acuerdo para comprar un 10% de la participación en el Banco de China (BOC), principal entidad financiera del país. La noticia, publicada en el diario Beijing Times, no ha sido confirmada por la entidad asiática.

Las fuentes citadas por el rotativo señalaron que el BOC, de propiedad estatal, planea vender el 25% de sus acciones a inversores extranjeros antes de finales de 2004, y que Deutsche Bank se convertirá en el segundo mayor inversor extranjero en la entidad.

El BOC y otra entidad financiera estatal, el Banco de Construcción de China, son los bancos que el Gobierno de China quiere convertir en puntas de lanza de la reforma en el sector bancario chino, de cara a la apertura total al mercado internacional que llevará a cabo en el año 2006.

Bancaja en Pekín

El Banco de China, que la pasada semana firmó varios acuerdos de cooperación con la caja de ahorros española Bancaja, aportará datos sobre sus inversores extranjeros a finales de año, según manifestaron anteriormente responsables de la entidad financiera.

Bancaja se asoció con BOC para abrir su primera oficina de representación en Shanghai, el pasado 7 de diciembre, y ambas entidades mostraron la intención de cooperar para aumentar su clientela al Sureste Asiático (en el caso de la caja valenciana) y Latinoamérica.