EDITORIAL

Presupuestos posibles

El Partido Popular cumplió ayer su amenaza de vetar los Presupuestos de 2005 en el Senado con la ayuda de los grupos nacionalistas, por motivaciones más políticas que económicas. La evidencia demuestra que el principal partido de la oposición buscaba un revolcón político del Gobierno, que apenas sale erosionado de este lance.

La aritmética parlamentaria obligaba al Ejecutivo a pactar las cuentas del Estado con Esquerra Republicana e Izquierda Unida en el Congreso. El listón de las exigencias impuesto por el resto de los grupos en el Senado hizo imposible ensanchar el consenso. Resultado final: los Presupuestos serán aprobados dentro de una semana por la Cámara baja con mayoría absoluta, sin más hipotecas que las que se derivan de la mayoría minoritaria con la que el PSOE gobierna desde el pasado 14 de marzo. En este sentido, son, quizá, los únicos Presupuestos posibles.