Presupuestos Generales

Los Presupuestos saldrán adelante en el Congreso sin cambios

El veto del Senado a los Presupuestos de 2005, promovido ayer por el PP con los votos de los nacionalistas catalanes, vascos y gallegos, permitirá su aprobación por mayoría absoluta en el Congreso sin correcciones ni nuevas reasignaciones de gasto.

El PP buscó ayer en el Senado un revolcón político al Gobierno con el apoyo a las enmiendas de veto presentadas por esta formación, por CiU, PNV y el Bloque Nacionalista Gallego. La negativa del PSOE a negociar con estos últimos grupos enmiendas parciales que hubieran supuesto una reasignación de gasto por importe de 3.000 millones de euros hizo prosperar este veto, que no tendrá consecuencias prácticas en los Presupuestos. El proyecto de ley será aprobado en el Congreso entre el próximo martes 21 y el jueves 23 con los votos del PSOE, Esquerra Republicana de Cataluña e Izquierda Unida. Entre los tres partidos suman 177 votos, uno más de los necesarios para la mayoría absoluta.

La imposibilidad de introducir enmiendas parciales durante el paso de los Presupuestos por la Cámara Alta llevará al Gobierno a tener que actualizar las pensiones por la desviación del IPC a través de un decreto-ley.

Que no se prevén sorpresas durante la votación definitiva de los Presupuestos en el Congreso lo demuestra la intervención que tuvo ayer en la Cámara Alta el senador de Esquerra Republicana Carles Bonet. En nombre de Entesa, la coalición que agrupa al PSC, ERC e Iniciativa per Cataluña, Bonet defendió el proyecto de ley del Gobierno, criticó a los 'hooligans del acoso y derribo' y le sugirió al PP que se olvide de acelerar el calendario electoral 'por mucho que diga la Brunete mediática'.

El Gobierno actualizará las pensiones por la desviación de la inflación a través de un decreto ley

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, aprovechó el debate presupuestario para anunciar oficialmente una rebaja de dos décimas en la previsión de crecimiento para este año, hasta el 2,6%. En el ejercicio que viene ve posible alcanzar el 3% previsto, aunque Solbes remitirá a Bruselas un anticipo del 2,9% dentro de la actualización del programa de estabilidad. Para ello se basa en los supuestos establecidos por la Comisión Europea, que sitúa el precio medio del barril de crudo en 45 dólares, un precio superior al actual y al descontado por los mercados de futuros, en torno a los 40 dólares. También incide en la rebaja de crecimiento el mal comportamiento del sector exterior.

El vicepresidente adelantó que el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria 'está garantizado' porque se asienta en unas previsiones de ingresos 'perfectamente alcanzables'. El conjunto de las administraciones públicas terminará el año que viene con un superávit del 0,1% del PIB.

En los diez primeros meses del año la recaudación tributaria aumentó el 8,2% respecto al mismo periodo de 2003, una cifra que, según Solbes, está condicionada a la baja por el efecto de la reforma del IRPF que hizo el anterior Gobierno. Para el año que viene, Economía prevé un aumento de los ingresos impositivos del 8,6%.

Solbes arropó los buenos augurios sobre la coyuntura venidera con la noticia de que Standard & Poors mejoró ayer mismo la calificación de la economía española desde 'AA+' a 'AAA+' 'el nivel más alto que se puede otorgar'.

El secretario general del PP, Ángel Acebes, pidió al Gobierno que vuelva a negociar los Presupuestos en el Congreso y el Senado para que obtengan el respaldo de las dos Cámaras.

Economía respira con alivio ante la estrategia del PP

El paso de los Presupuestos por el Senado sin el añadido de una sola enmienda ha sido recibido con un cierto alivio en el Ministerio de Economía, donde hasta última hora se llegó a temer una estratagema del PP para cambiar el proyecto de ley de arriba abajo con la ayuda de CiU o del PNV. Para ello habría bastado que los populares, mayoritarios en la Cámara Alta, hubieran pactado con cualquier grupo nacionalista la introducción de enmiendas parciales tras el correspondiente levantamiento del veto. De cualquier modo, el proyecto de ley hubiera vuelto a modificarse en el Congreso con la llave conjunta del PSOE, ERC e IU.

Al decaer las enmiendas parciales presentadas por los distintos grupos en el Senado, las comunidades autónomas se quedarán, de momento, sin poder gestionar 225 millones de euros de la formación continua.

La iniciativa respondía a una antigua reivindicación de las comunidades, sobre todo del País Vasco, y también a una exigencia de los sindicatos que el Gobierno se comprometió a responder para cumplir así una sentencia del Tribunal Constitucional que reconoce a las regiones el derecho a gestionar estos recursos.

CiU había presentado una enmienda para suprimir la disposición que obliga a la industria farmacéutica a devolver una parte de su facturación y aspiraba a mejorar el tratamiento a las pymes doblando la base imponible a la que se aplica el tipo del 30% en el Impuesto de Sociedades, en lugar del tipo general del 35%. En el Congreso se elevó de seis a ocho millones el volumen máximo de ingresos anuales de una sociedad para poder acogerse al régimen fiscal especial que rige para las empresas de reducida dimensión.