Bolsa

Los fondos europeos invierten menos del 1% con criterios éticos

La inversión socialmente responsable sigue siendo marginal en la industria europea de los fondos de inversión. Tan sólo el 0,47% del patrimonio de los fondos europeos se realiza con criterios de responsabilidad social corporativa. España ocupa el último lugar por activos gestionados bajo estos criterios.

Uno de cada nueve dólares gestionados en EE UU por profesionales está invertido con criterios socialmente responsable. Esta proporción equivale a 2,16 billones de dólares (1,6 billones de euros), repartida entre fondos de pensiones, de inversión, fundaciones, cuentas gestionadas para particulares y otras instituciones de inversión colectiva. Los fondos estadounidenses tenían en diciembre de 2003 151.000 millones gestionados con criterios éticos, un 1,9% del volumen total del sector, según datos del Social Investment Forum.

Estas cifras astronómicas contrastan con las de Europa, donde la inversión socialmente responsable sigue siendo marginal dentro de la industria de fondos. Según Siri Company, consultora especialista en el análisis de inversiones socialmente responsables, los activos gestionados en Europa con criterios éticos o de sostenibilidad ascendían a poco más de 19.000 millones de euros en junio de este año, tan sólo un 0,47% del volumen total de los fondos de la UE.

Siri pone de relieve, sin embargo, el creciente interés de los europeos por este tipo de inversiones, que se refleja por ejemplo en el nacimiento de nuevos productos hasta contabilizar 354 fondos en junio, un 13% más que en 2003. En el mercado español, aunque van naciendo productos nuevos, la inversión responsable no ha calado todavía. España ocupa el último lugar de Europa por volumen de activos invertidos en fondos solidarios, éticos y medioambientales. En junio tenían un patrimonio de 74 millones de euros, frente a los 1.377 millones de Italia o los 1.217 millones de Francia.

'Varias gestoras han pedido a los bancos de inversión análisis sobre las políticas sostenibles de las empresas'

Pese a todo, la inversión socialmente responsable va calando en Europa y los reguladores están colaborando en ello. Algunos países como Reino Unido, Francia, Bélgica o Alemania han adoptado legislaciones que exigen a las instituciones de inversión colectiva que informen a sus partícipes sobre si utilizan criterios sostenibles a la hora de construir sus carteras. 'No pide a los gestores la adopción de consideraciones de RSC responsabilidad social corporativa, pero exigen que los inversores estén informados. Esto supone un incentivo a la construcción de carteras RSC', señala un documento elaborado por Ramón Pueyo, de la Fundación Ecología y Desarrollo.

La nueva legislación española impulsa el gobierno corporativo y exige a los fondos la asistencia a las juntas de las empresas cuando tengan una participación relevante y vocación de mantenerla.

La sociedad financiera europea también se está moviendo. El ejemplo más destacado es el de Enhanced Analytics Iniciative, un proyecto impulsado por varias gestoras e instituciones, que han propuesto a los mayores intermediarios bursátiles y bancos de inversión que incluyan en sus informes análisis sobre los intangibles de las empresas, incluidos aspectos socialmente responsables, a cambio del 5% de su presupuesto para comisiones de intermediación.

Suspenso para los fondos de EE UU

Por primera vez, en 2004, los fondos de inversión estadounidenses han tenido que hacer público cómo votan en las juntas de las empresas en que invierten. Este ejercicio de transparencia, que es consecuencia de los escándalos de Enron y Worldcom, ha puesto luz y taquígrafos sobre el comportamiento de las gestoras, con resultados en algunos casos sorprendentes.

Un estudio elaborado por Ceres, una asociación para el desarrollo sostenible formada por instituciones públicas y privadas, pone de relieve que la gran mayoría de los principales fondos estadounidenses ha votado en contra de la petición de otros accionistas de aumentar la información sobre las políticas acometidas por la empresa para paliar el calentamiento global.

El informe concluye que ni uno solo de los 100 mayores fondos apoya consistentemente las proposiciones para obtener mayor in-formación sobre el calentamiento global. Estos 100 fondos, pertenecientes a 28 entidades entre las que se encuentran Fidelity, Vanguard o American Funds, gestionan el 37% de los activos totales de la industria estadounidense.

Tan sólo dos de las 28 gestoras, representando un 2% de los activos, apoyaron en 2004 alguna propuesta a favor de requerir a las empresas más información. La mayoría de estos fondos vota siempre lo que apoya el consejo.