Kioto

El Gobierno castiga a Endesa en el plan final de derechos de emisión

El plan individual de asignación de derechos de CO2 que el Gobierno dio a conocer el viernes es una apuesta clara del gas frente al carbón. Endesa ha recibido sólo 38,2 millones de toneladas anuales, frente a los 45,6 millones que pidió. Esto supone un 42% de los derechos que se dan al sector eléctrico, cuando la empresa es responsable del 50% de las emisiones.

Los Ministerios de Industria y Medio Ambiente han dado a conocer al fin los derechos de emisión de CO2 que corresponden a cada una de las instalaciones afectadas por la directiva sobre el comercio de emisiones, 927 frente a las 1.066 que figuraban en la primera lista provisional. Aunque el Gobierno ha dicho que el plan de 'equilibrado' y que no afectará 'al resultado de las empresas', éste supone una clara apuesta de la producción eléctrica con ciclos combinados a gas y castiga a las plantas de carbón.

En este sentido, las empresas más perjudicadas han sido las que tienen un mayor parque de carbón: Endesa, Unión Fenosa y las dos pequeñas, Cantábrico y Viesgo. Según la lista del Gobierno, a la primera compañía eléctrica le corresponden 38,2 millones de toneladas, sobre los 88 millones que se le reconocen al conjunto del sector eléctrico, lo que representa el 42% del total. Esta asignación contrasta con los derechos que Endesa solicitó, 45,6 millones, y va a suponer un gran esfuerzo para la compañía que es responsable del 50% de las emisiones.

En el caso de Fenosa, entre lo que había pedido (de 12 a 14 millones de toneladas al año), y lo que ha recibido (13 millones), no hay gran diferencia. Ni Endesa ni Fenosa quisieron hacer ninguna declaración oficial, alegando que estaban estudiando a fondo el plan. Sin embargo, en el caso de Endesa, que fue castigada en Bolsa con una caída del 2,2%, la frustración era palpable.

ENDESA 17,84 0,73%

Muy por el contrario, Iberdrola, la compañía con un menor peso del carbón, mostró enseguida su satisfacción por un plan 'que consolida el cambio tecnológico en el sector eléctrico'. Iberdrola ha recibido 12,9 millones de toneladas y, aunque había solicitado 15,5 millones, sus necesidades de derechos son inferiores, pues sólo emite el 12% del CO2 del sector. Iberdrola considera muy positivo que la propuesta del Gobierno se base sobre unas previsiones de producción de las centrales de ciclo combinado superior a las de carbón ya en 2006: 61.499 GW de gas, frente a 52.697 GW de carbón. Esa tendencia es más acusada aún en el siguiente año, en el que se prevén 76.778 GW en ciclos combinados y sólo 46.294 GW con carbón.

Las empresas tienen de plazo hasta el próximo viernes para presentar alegaciones. Sin embargo, fuentes empresariales aseguran que 'la vía de las alegaciones será difícil'. En Fenosa han detectado que el ciclo combinado que comparten con Cepsa en Cádiz, sólo figura en la lista como un grupo, cuando son dos.

El papel y la cerámica salen beneficiados

En el cuadro resumen de asignaciones publicado por el Gobierno, el número de instalaciones se reduce de las 1.066 iniciales a 927. La explicación es que en el sector de la cerámica se comprobó que había más de 50 instalaciones que quedaban excluidas de la directiva (por tamaño) y en otros casos se ha usado la opción de combinar dos plantas en la solicitud. Por su parte, al papelero, se le ha aplicado asignaciones de cogeneración y combustión, por lo que sus emisiones se han reducido.

Bruselas aprobará cinco planes en diciembre

Tras el periodo de alegaciones al plan individual de asignaciones, el Consejo de Ministros deberá aprobarlo antes de finales de diciembre. Por el momento, Bruselas ya lo tiene en su poder y espera poder incluirlo en el paquete de cinco planes nacionales que prevé evaluar antes de finales de año. Sólo le quedarían otros cinco que, quizá no lleguen a tiempo. El mercado de emisiones entrará en vigor el 1 de enero, aunque el registro de derechos no entrará en funcionamiento hasta febrero.

El Ejecutivo creará un fondo español de carbono

El secretario general para el Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, y el secretario de Estado de Economía, David Vegara, firmarán el martes un acuerdo con el director del Fondo de Carbono del Banco Mundial para crear un instrumento similar en España. En el acuerdo se especificarán las características de este fondo, que servirá para aprovechar los mecanismos de flexibilidad del Protocolo de Kioto, que permite compensar 100 millones de toneladas de CO2 a través de fórmulas ajenas al comercio de emisiones.