Coyuntura

La economía española mantiene la previsión y crece un 2,6% en el tercer trimestre

La economía española creció un 2,6% en el tercer trimestre de 2004 con respecto al mismo periodo del año anterior, según ha dado a conocer hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE). El crecimiento intertrimestral se aceleró una décima respecto al segundo trimestre, hasta situarse en el 0,6%. Estas tasas coinciden con la estimación realizada por el Banco de España y con el indicador adelantado por el INE hace algunos días, y confirma la ralentización de la economía española frente a las previsiones iniciales del Gobierno para este año.

La presión del fuerte encarecimiento del precio del petróleo y la creciente revalorización del euro frente al dólar han hecho mella en el crecimiento económico. El Ejecutivo ya reconoció el pasado día 16 de noviembre que alcanzar la cifra del 2,8% de crecimiento señalada inicialmente para 2004 sería "prácticamente imposible".

Así lo ha confirmado hoy del gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, para quien que el PIB crecerá este año alrededor del 2,6 por ciento y que estima que en el 2005 España seguirá una senda de crecimiento relativamente estable, "no muy alejada de la actual".

Según Caruana, "poco se puede hacer" desde España para limitar los riesgos de origen externo -entre los que destacan una subida adicional del petróleo, la vacilación de la recuperación europea y una excesiva apreciación del euro, que hoy marca un nuevo máximo histórico-, pero si se deben afrontar los internos, mediante políticas orientadas a la estabilidad, a encauzar la demanda de los hogares y a fomentar la inversión productiva y la competitividad.

Revisión de las previsiones

Con estos datos, el Gobierno piensa ya en revisar a la baja la previsión de crecimiento de este año, elaborada en junio. Conforme a lo manifestado por David Vergara, el secretario de Estado de Economía, el Gobierno ¢no descarta¢ esa revisión, ya que es ¢poco factible¢ que se pueda cumplir ya con el 2,8% que propuso el Gobierno.

Vergara ha hecho una lectura positiva de los datos de contabilidad nacional, ya que ¢la economía española sigue gozando de buena salud y mantiene una tasa de crecimiento notable¢. Muestras concretas de ello son, según el secretario de Estado, la expansión constante de la demanda interna y un comportamiento ¢razonable¢ de los precios, dada la coyuntura alcista del petróleo.

Aumenta la inversión

La formación bruta de capital fijo mostró un crecimiento acelerado, pasando del 4,1% al 5,9%, fruto principalmente del tono expansivo de la inversión en bienes de equipo, que pasó de crecer un 4,3% en el segundo trimestre al 9,8% en el tercero.

Por su parte, la inversión en construcción sigue manteniendo un notable crecimiento y registró un aumento del 4,5%, tres décimas superior al del trimestre anterior, por la mejora tanto de la obra civil como de la edificación.

El peor capítulo se lo lleva, una vez más, el sector exterior, que restó dos puntos al crecimiento económico, con un incremento de las exportaciones del 4,2% (siete décimas más que en el trimestre precedente) frente al 9,6% de las importaciones (un punto y medio más que en el segundo trimestre).

El crecimiento de la economía española permitió que el aumento del empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, se situara en el 2,1% en tasa interanual, una décima más que en el segundo trimestre, lo que supone un aumento de 332.000 empleos netos. El incremento de la productividad aparente del factor trabajo se situó en el 0,5%, igual que en el trimestre anterior.