Crudo

Miles de agricultores se manifestarán mañana contra el alza del gasóleo

La subida del precio del gasóleo llevará el martes a las calles de Madrid a miles de agricultores, que se manifestarán frente al Ministerio de Agricultura en demanda de ayudas para el sector que compensen la escalada del petróleo. El crudo de referencia Brent sube un 1,76%, y roza ya los 44 dólares por barril.

La organización agraria considera que las ayudas ya propuestas por el Ejecutivo central son insuficientes, incluida la subvención de seis céntimos por litro de gasóleo consumido durante 2004, y solicita que revise su negativa a aumentar el tipo del IVA que los agricultores repercuten en sus productos, o a reducir el IRPF y el Impuesto Especial de Hidrocarburos.

La situación, según afirman los convocantes, es especialmente grave por cuanto los precios de los productos se mantienen en niveles de hace una década, mientras los costes no dejan de aumentar.

Otros colectivos agrarios y numerosas cooperativas agrarias ya han confirmado que se sumarán a la jornada de protesta, que tendrá como bandera, además del alza de los carburantes, las reivindicaciones de la definición de la política agraria tras el fin de las ayudas comunitarias o la solución a cultivos en problemas, como la remolacha o el algodón.

El petróleo, en máximos históricos

La reclamación principal, la subida del gasóleo, está íntimamente ligada a la coyuntura de precios del petróleo, que el viernes pasado marcó otro máximo en la referencia de Brent, al rozar los 45 dólares por barril, y que esta mañana sube cerca de un 2%, rozano los 44 dólares el barril. La situación se refleja igualmente en el barril de Texas, de referencia para EE UU, que supera ya los 49,2 dólares.

La continua subida de los precios del crudo tiene entre sus principales causas el temor a una subida repentina por las frías temperaturas invernales, además de la inestabilidad en Irak cuyas exportaciones de crudo se ven interrumpidas con relativa frecuencia por actos de sabotaje.

El petróleo fue una referencia fundamental en la reunión del G-20, que aglutina a las principales economías del mundo, y que concluyó este fin de semana manifestando la confianza de una lenta recuperación internacional, pero sin ocultar sus dudas sobre las consecuencias negativas que pudieran tener las constantes oscilaciones del precio del petróleo sobre la economía mundial.