Tabaco

Las tabacaleras de EE UU tratan de sortear una multa que provocaría su quiebra

La industria del tabaco en EE UU está presionando al Departamento de Justicia del país para que retire una multa impuesta en 1999 que supondría la quiebra de la mayoría de estas compañías.

Las grandes tabacaleras de Estados Unidos han solicitado formalmente la retirada de una multa impuesta en 1999 por el Departamento de Justicia que supera los 215.000 millones de euros (280.000 millones de dólares), la mayor de la historia.

Según las compañías, la sanción supondría la quiebra de muchas de ellas. Las empresas implicadas son Altria (dueña de Philip Morris); Reynolds American; Brown & Williamson Tobacco; Loews Lorillard Tobacco; British American Tobacco y Vector.

Un jurado compuesto por dos jueces nombrados por el ex presidente Ronald Reagan y otro por el ex presidente Bill Clinton escucharon ayer las reclamaciones de la industria tabaquera. Según la agencia Reuters, dos de estos jueces 'dudarían' de que efectivamente pueda penalizarse a las compañías vendedoras de tabaco. La decisión definitiva está prevista que se presente en marzo del próximo año.

Para el Departamento de Justicia, la sanción surge del cálculo de los beneficios logrados por las tabaqueras entre los años 1971 y 2000 por la venta de cigarrillos a personas menores de 21 años.

Su reclamación se basa en una ley, RICO, creada en 1970 para agilizar la persecución del crimen organizado.

Distintas declaraciones realizadas en los últimos días y el comportamiento ayer en Bolsa de las tabaqueras parecen sugerir que las compañías podrán esquivar la sanción. Y la reelección del presidente Bush se entendió beneficiosa en términos financieros para industrias como la tabaquera, la armamentística y la farmacéutica.

Los analistas de Smith Barney publicaron el lunes una valoración sobre el caso mostrándose inclinados a pensar que la sanción será retirada. El director del Centro Nacional contra el tabaco para niños, William Corr, ha declarado que si los jueces sentencian a favor de las compañías, el Departamento de Justicia podría al menos exigir una 'reforma fundamental' del sector, incluyendo nuevas advertencias y mayores restricciones a la venta de tabaco

Las acciones de las empresas implicadas subieron ayer en Bolsa como no lo hacían en meses.

El grupo Altria se anotaba una subida del 5,26%, mientras que los títulos de la tabaquera Reynolds ganaban un 3,5%.