Divisas

EE UU reclama a Europa que crezca más para frenar la caída del dólar

El secretario del Tesoro estadounidense, John Snow, pidió ayer a la UE un crecimiento 'más rápido' que permita recortar el déficit comercial de su país y frenar la depreciación del dólar, algo que 'va en beneficio de todos'. Snow es contrario a una intervención concertada de los bancos centrales en defensa del billete verde.

En pocas palabras, tienen que crecer más rápido'. John Snow retó así desde Londres a la Unión Europea a asumir 'su parte de responsabilidad' sobre el déficit por cuenta corriente estadounidense, que está llevando al dólar a una depreciación récord respecto al euro. La moneda de la UEM llegó a valer ayer 1,3047 dólares, su nuevo máximo histórico. Esto implica que los productos europeos resultan más caros para los estadounidenses, reduciendo así las exportaciones y la producción europea. Así, un dólar fuerte resulta 'en beneficio de todos', por lo que Europa debe arrimar el hombro en este sentido, dijo Snow, durante una conferencia pronunciada en el Instituto Real de Asuntos Internacionales.

El déficit comercial estadounidense alcanzó en agosto los 53.500 millones de dólares, el segundo valor más alto de la historia. La cifra se moderó hasta los 51.500 en septiembre, merced a la mejora de las exportaciones por la depreciación del dólar. Snow rechazó cualquier intervención concertada con la UE sobre el mercado de divisas, al recordar que 'la historia de los esfuerzos para imponer valuaciones ajenas al mercado es, en el mejor de los casos, desincentivadora'.

El secretario del Tesoro reconoció que Estados Unidos debe hacer un esfuerzo de ahorro, pero también pidió que la UE adopte reformas en el mercado de trabajo y en las pensiones, además de reducir los impuestos para fomentar la inversión y el consumo privado. 'Irlanda es la prueba de que las políticas de libre mercado a favor del crecimiento funcionan', dijo Snow. Ese mayor crecimiento sería parte de la solución a una debilidad del dólar, que pasa también por que 'continúen los avances' hacia el tipo de cambio flexible de la moneda china, actualmente vinculada al dólar.

El déficit público, del 3,6% del PIB, se reducirá a la mitad en 2008, según Snow

Además de un déficit comercial del 5% del PIB, EEUU tiene un déficit presupuestario de 412.280 millones de dólares, un 3,6% de su producción total. Snow afirmó que, en este segundo mandato del presidente George Bush, se realizará un 'esfuerzo renovado e intensificado' en este frente, para reducir la cifra a menos del 2% dentro de cuatro años. Los crecientes gastos militares, las necesidades de reforma de la seguridad social y la previsible consolidación de los recortes fiscales a las rentas más altas son los principales obstáculos en esta tarea.

Crecimiento en la UE

El escaso crecimiento de las grandes economías europeas es una de las principales preocupaciones de las autoridades comunitarias, que culpan de ello al freno experimentadio por las exportaciones, como consecuencia directa de la apreciación del euro.

El G-20 estudia la situación en Berlín

Los problemas en los tipos de cambio internacionales sólo se abordarán 'al margen' de la reunión que el denominado Grupo de los 20 (los siete países más industrializados y las naciones emergentes) celebrarán este fin de semana en Berlín. Así lo indicaron ayer fuentes de la actual presidencia alemana del G-20, al presentar los temas que centrarán la reunión. En la agenda oficial sí figura el análisis de la situación económica mundial, informa Efe desde la capital germana. Está claro que no se puede hablar de la coyuntura sin abordar la situación de los tipos de cambio, pero 'el G-20 no es el foro indicado para hablar del tema en sí', subrayó la citada fuente.

No hay duda, sin embargo, de que existe 'una interrelación entre los tipos de cambio y los déficit en las balanzas por cuenta corriente', agregó, en alusión a Estados Unidos, que también forma parte del G-20.

El ministro alemán de Finanzas, Hans Eichel, dijo recientemente que el problema del doble déficit estadounidense será con seguridad uno de los asuntos que abordarán los ministros en Berlín. A la pregunta de si el Gobierno alemán siente preocupación por esta evolución, la citada fuente del G-20 se limitó a señalar que 'sólo nos podemos remitir a lo que han dicho recientemente los ministros de la eurozona y el presidente del Banco Central Europeo, Trichet'.

Los ministros de Finanzas de la eurozona solicitaron a Washington que aplique realmente una política de dólar fuerte y expresaron su preocupación por las repercusiones negativas que está teniendo la apreciación del dólar para la economía europea, ante todo para las empresas exportadoras.