Divisa

Alemania pide una posición común de la UE, EE UU y Japón para frenar al euro

La escalada del euro, que hoy ha vuelto a marcar nuevos máximos históricos para perder luego la marca de los 1,30 dólares, ha hecho saltar la voz de alarma del ministro alemán de Economía, Hans Eichel, quien ha pedido una posición común entre la Unión Europea, Estados Unidos y Japón para frenar la ¢brutal¢ subida de la moneda única.

También crece la preocupación de los empresarios europeos por el posible perjuicio para las exportaciones se acrecienta. Hoy el euro ha perdido la marca de los 1,30 dólares por la toma de beneficios tras´ lograr un nuevo valor récord histórico, el segundo esta semana. Hacia las 18.15 horas, la moneda única se cambiaba en el mercado de divisas de Francfort a 1,2958 dólares. A mediodía, costaba 1,3030 dólares mientras el Banco Central Europeo fijaba el cambio oficial en 1,3024 dólares.

Horas antes, la moneda había batido un nuevo récord histórico contra el dólar, desde su introducción en enero de 1999, al subir hasta los 1,3075 dólares pero posteriormente perdió posiciones.

Reunión del G-20

Alertado por esta situación, Eichel ha pedido que en la próxima reunión del G-20, que se celebra a partir de mañana y hasta el domingo, haya conversaciones a puerta cerrada, "como debe ser en las cuestiones relacionadas con los tipos de cambio", para alcanzar una "posición común" entre la UE, EE UU y Japón. Aunque no figura en el programa oficial de la reunión, la caída del dólar y de las monedas asiáticas a las que está ligado, como el yuán chino, dominará los debates del encuentro de las 20 mayores economías del planeta.

El secretario norteamericano del Tesoro, John Snow, ha reiterado la política de Washington de apoyar un dólar fuerte, y descartó una intervención coordinada con otros bancos centrales para apoyar esta divisa.

También el Banco Central Europeo (BCE) ha mostrado su intención de no intervenir en favor del billete verde y, hasta ahora, se ha limitado a ¢intervenciones verbales¢, ya que considera que los ¢movimientos brutales¢ en los mercados no son favorables.