José María Garrido

'La apatía de los accionistas en España es un problema'

Madrileño, de 41 años, es doctor en derecho mercantil por la Universidad de Bolonia y, desde 2001, catedrático de derecho mercantil de la Universidad de Castilla La Mancha. José María Garrido fue el único español que integró la comisión que elaboró el informe Winter en el seno de la UE y ha sido llamado de nuevo por Bruselas para formar parte del Foro Europeo de Gobierno Corporativo que acaba de constituir la Comisión Europea. Garrido, que es un experto en buen gobierno fue el secretario de la Comisión Aldama, es director del servicio jurídico de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y secretario del consejo del mismo organismo.

Pregunta ¿Cuál es el diagnóstico actual del buen gobierno en España? ¿Se ha avanzado mucho? ¿Queda aún mucho por recorrer?

Respuesta Se ha avanzado mucho. Fuera de lo que es el Reino Unido, que es el líder mundial en materia de buen gobierno, España es uno de los países punteros.

P ¿Por qué? ¿Por las normas que se han adoptado o porque las empresas se han adaptado rápidamente a la corriente del buen gobierno y la transparencia?

R Más bien por las normas, donde hemos avanzado mucho. Y ahora lo que nos queda es avanzar un poco en su aplicación. En materia de leyes estamos muy por delante de otros países de Europa.

P Pero las empresas se quejan porque apuestan más por la autorregulación. ¿Es importante que haya un mínimo de normas para garantizar el buen gobierno?

R Hay que tener en cuenta que la regulación tiene a veces efectos reflejos y entre ellos está el de la mayor complejidad y la mayor dificultad para operar como empresa. Lo que intentamos es que la regulación no sea una losa que sepulte a las empresas, pero para compañías muy pequeñas o con escasa presencia en el mercado el buen gobierno puede resultar un problema grave. Es un efecto reflejo que tienen que asumir y valorar el legislador y el regulador.

P ¿Cree que el buen gobierno debería extenderse también a empresas que no cotizan?

R Yo creo que sí, porque en el fondo son los mismos problemas. El control del ejercicio del poder y los conflictos de intereses se dan también en sociedades no cotizadas. En las que cotizan hay un plus que es el la presencia de los inversores, pero también en las no cotizadas existe el mismo conflicto que genera la necesidad de regular el gobierno de las empresas. Yo aconsejaría a las no cotizadas que adoptasen iniciativas de buen gobierno.

P ¿Iniciativas voluntarias u obligatorias?

R Quizá no haga falta poner tanto énfasis como en las sociedades cotizadas, donde hay una cuestión casi de orden público que es la protección de los accionistas. En las empresas que no cotizan el tema del buen gobierno se podría dejar más a la iniciativa privada.

P Gran parte de las reformas se han hecho con la intención de proteger a los accionistas. ¿Se ha conseguido protegerles de verdad?

R El régimen de protección de los accionistas siempre se puede mejorar y se debe mejorar. Hay iniciativas importantes para mejorar la tutela de los inversores. Quizá habría que destacar por encima de todo la regulación del voto electrónico para permitir que los inversores puedan participar y votar en la junta general por la vía electrónica.

Ahora bien, aquí la teoría económica lo que nos dice es que el accionista pequeño no tiene incentivos para informarse sobre la marcha de la sociedad y tomar una decisión en la junta general. Tenemos un problema de apatía racional. Según esta tesis es muy difícil que un pequeño accionista vaya a dedicar tiempo y recursos a informarse de la marcha de la sociedad y a tomar una participación activa, con lo cual el régimen de protección de los accionistas siempre se puede mejorar pero sólo podemos ser moderadamente optimistas. No podemos ser muy optimistas y pensar que los accionistas se van a convertir de repente en los protagonistas de la vida de las sociedades.

P ¿Por qué cree que en España no existen asociaciones fuertes de accionistas?

R Es una cosa que a mí particularmente me sorprende. En otros países de Europa hay asociaciones de accionistas muy fuertes y en el caso de España, salvo en algún caso concreto de una sociedad determinada no vemos que haya una presencia de los accionistas a través de asociaciones. Es algo que falta en el panorama español. Una asociación de accionistas podría ser interlocutor para promover cambios.

P Usted forma parte de un nuevo foro que se ha creado en la UE para avanzar en materia de buen gobierno. ¿Hay muchas diferencias respecto a la transparencia entre los países europeos?

R Fundamentalmente hay dos diferencias. Unas son las que se refieren a las recomendaciones de buen gobierno. Hay más de 30 códigos de buen gobierno en la UE y entre ellos hay grandes diferencias. La otra fuente de diferencias está en el derecho de sociedades, que está armonizado sólo en parte y subsisten grandes diferencias. Pero la misión del foro de gobierno corporativo que se ha creado en la UE no es unificar todo esto. De hecho, una de las premisas del foro es que no tiene mucho sentido hacer un único código de gobierno corporativo. La misión de los expertos que estamos en el foro es doble: asesorar a la UE en todas las materias relacionadas con el gobierno corporativo y poner en común las distintas experiencias nacionales.

P ¿Queda aún mucho por hacer en la UE en materia de buen gobierno?

R La UE tiene un programa de actuación que es el Plan de Acción en Derecho de Sociedades, que se origina con el informe Winter y marca toda una serie de actuaciones relacionadas con el gobierno corporativo y el Derecho de sociedades. La mayoría de las iniciativas están aún por hacer. En materia de gobierno corporativo ya se ha avanzado con la recomendación sobre la remuneración de los administradores y sobre comités del consejo y consejeros independientes. Y habrá nuevas iniciativas próximamente, entre ellas una relativa al comité de auditoría y posiblemente el voto transfronterizo.

P ¿Qué opina sobre la recomendación de la UE respecto a informar de manera individualizada de la remuneración de los administradores? En España ha habido muchas discusiones sobre este asunto. ¿La CNMV va a sugerir o a recomendar que se especifique este sueldo?

R Yo no puedo hablar en nombre de la CNMV. Puedo dar mi opinión como experto, y como tal creo que la publicación de los salarios individualizados es una de las iniciativas de transparencia que se van a barajar en los próximos años. Me parece que no hay vuelta atrás y que las empresas tendrán que detallarlos. Pero no puedo saber qué es lo que va a hacer el Gobierno ni la CNMV.

P ¿Aporta este conocimiento mucho al buen gobierno?

R Es importante que se pueda valorar qué es lo que le está aportando el consejo de administración a la sociedad y cuál es el coste. Y que sea individualizado sirve para situar a cada quien dentro de la sociedad.

P ¿También se ha hablado sobre la importancia de los consejeros independientes. ¿Está de acuerdo con quienes opinan que son una pieza fundamental para la transparencia?

R Es una de las premisas básicas de todo el movimiento de buen gobierno. Los independientes permiten tener un juicio neutral en todos los aspectos en que puedan existir conflictos de intereses. Es una premisa básica.

Regulador único: 'Una opción neutral para el buen gobierno'

En España aún estamos pendientes de la publicación de un código refundido de buen gobierno. ¿Es necesario o las empresas pueden funcionar con la circular de la CNMV?

La circular de la CNMV dice que en tanto no se apruebe ese documento único se informe de las recomendaciones de Olivencia y Aldama. La tendencia en la UE es que cada país tenga un sólo código de buen gobierno. No se está pensando tanto en una situación como la española sino más bien como la alemana donde había dos códigos de buen gobierno compitiendo. Pero insisto en que la situación española tal vez sea diferente. Creo que, de momento, estamos bien como estamos. Además, más que hacer nuevos cambios nos encontramos en una etapa en la que hay que evaluar la eficacia de los que se han introducido.

Pero también aquí coexisten en estos momentos dos códigos de buen gobierno, ¿no?

Es una cuestión formal. Yo diría que existen dos informes sucesivos y el segundo informe en algunos aspectos matiza, completa, añade cosas a lo que establecía el primer informe.

El Gobierno del PSOE ha retomado la idea de crear un único regulador de los mercados, entidades financieras y de seguros. ¿Qué opina del proyecto? ¿Cree que aportaría transparencia a los mercados?

No tengo noticias de ese proyecto. Y desde el punto de vista del buen gobierno lo veo neutral.

¿El hecho de tener un único regulador facilitaría el trabajo del buen gobierno a empresas que puedan estar sometidas a más de uno?

Es indiferente.

'Es momento de evaluar las normas de transparencia'

José María Garrido considera que, después de las reformas de buen gobierno que se han acometido en los últimos tiempos en España, ha llegado el momento en el que 'tenemos que ver cómo funcionan'.

Para el secretario del consejo de la CNMV en España se ha vivido una etapa en la que 'se ha regulado muy deprisa. Se ha regulado mucho y ahora entramos en una etapa en la que tenemos que aplicar todas estas normas que nos hemos dado. Hace falta un periodo de evaluación para ver cómo funciona nuestro sistema de buen gobierno corporativo'.

Eso sí, Garrido es consciente de que aún quedan algunos temas pendientes, como la elaboración de un código único de buen gobierno y el desarrollo del voto electrónico, 'además de algunos temas que son puramente del derecho de sociedades, como la adaptación del derecho español a la sociedad anónima europea'.