Hoteles

Los hoteleros, contra la limitación del 'todo incluido' en Baleares

El anuncio del Gobierno Balear del PP, presidido por Jaume Matas, de poner marcha de una ley que regule el segmento de todo incluido en las islas, ha caído como un jarro de agua fría en el empresariado hotelero. La mayoría de ellos dice que la pretensión de controlar este segmento es un signo más de 'intervencionismo en un sector ya suficientemente regulado'.

Precisamente, desde la entrada en vigor del euro, el sector hotelero balear ha ido aumentando esta oferta de régimen completo para recuperar la clientela procedente de los mercados emisores más importantes, como el inglés y el alemán, que suelen contratar paquetes turísticos. Así, de los 1.559 establecimientos hoteleros que hay en Baleares, 154 ofrecen este modelo de régimen, cifra que supone un 18% de las plazas, según cifras de la Consejería de las islas.

El sector ha adoptado esta fórmula para competir. 'Es una tendencia que va en aumento por el encarecimiento de los precios de restaurantes y establecimientos de servicios complementarios', explican en la Federación Hotelera de Mallorca.

Matas, presentó la semana pasada, el proyecto de ley del todo incluido, durante la feria de la World Travel Market en Londres. Dijo que esta actividad que avanza tan rápidamente 'debe ser regulada, pero siempre teniendo en cuenta al sector'. Matas afirma que está seguro de que no va a haber un rechazo total.

Los empresarios mallorquines se muestran cautelosos a la espera de saber en qué consiste exactamente la futura ley. 'En función de lo que nos presenten, actuaremos o no', añaden las mismas fuentes.

Por el contrario, para los empresarios de los restaurantes, bares y cafeterías, esta ley 'es justa, ya que con ella se podrá compensar la caída del gasto turístico'. También los sindicatos CC OO y UGT apoyan la regulación de este régimen a fin de asegurar unos niveles de calidad y controlar la oferta residencial y la situación de los fijos discontinuos.

Hace un año y medio, el sector de la oferta complementaria reclamaba una regulación del todo incluido y el Grupo Socialista presentó una moción, que se debatirá dentro de dos semanas, mediante la cual, pretende regular este régimen a través de una modificación de la Ley General Turística de Baleares.

Cierre de una temporada positiva

Tras la época estival, el 95% de la planta hotelera de Mallorca ha quedado cerrada y únicamente siguen abiertos algunos establecimientos en Palma, Cala Major y áreas determinadas dentro del municipio de Calvià, según Hosteltur. En términos generales, los últimos meses han sido favorables para la actividad hotelera y han roto una tendencia a la baja iniciada en 1999, según la alianza del sector, Exceltur.

El 37% del empresarios de las islas manifiesta que sus ventas han avanzado y sólo el 33% ha experimentado un descenso de los ingresos. En general, la temporada sido positiva en niveles de ocupación, pero no en términos de rentabilidad, que permanece débil.