Crecimiento económico

La economía de EE UU crece por debajo de lo esperado, un 3,7% en el tercer trimestre

El Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos ha crecido a un ritmo anual del 3,7% entre julio y septiembre, según ha informado el Departamento de Comercio. Después de un ritmo de crecimiento del 3,3% en el segundo trimestre, la mayoría de los economistas había calculado que el incremento sería del 4,3% en el tercero.

Este ha sido el último informe sobre el crecimiento de la economía estadounidense antes de las elecciones del próximo 2 de noviembre, en la cual el presidente, George W. Bush, buscará un segundo período en la Casa Blanca apoyándose, en parte, en lo que él considera un buen desempeño de la economía.

El candidato demócrata a la presidencia, John Kerry, sostiene por el contrario que la economía no crece al ritmo necesario para recuperar la pérdida de empleos desde que Bush llegó a la Casa Blanca en enero de 2001.

En los últimos cuatro trimestres la economía estadounidense ha crecido a un ritmo del 3,9%, un punto porcentual menos que el 4,9% de ritmo de crecimiento interanual que se había registrado en el segundo trimestre.

El gasto de los ciudanos equivale al 70% del PIB

Entre julio y septiembre el gasto de los consumidores -que equivale a casi el 70% del PIB de EEUU- y las inversiones de las empresas fueron los mayores contribuyentes al crecimiento de la economía.

Las contribuciones del gasto gubernamental y las inversiones en viviendas avanzaron a un ritmo menor, mientras que los inventarios y el déficit en el comercio exterior sustrajeron el crecimiento.

El informe del Gobierno indica que el ingreso personal disponible real, que en el trimestre anterior creció un 2,4%, ha aumentado a un 1,4% entre julio y septiembre.

La tasa de ahorro personal ha descendido al 0,4%, la cifra más baja desde los años de la Gran Depresión en los años 30. Esto mantiene la tendencia de la economía estadounidense de las últimas dos décadas: el gasto personal aumenta más que el ingreso con el resultado de un creciente endeudamiento individual y nacional.

La inflación se ha moderado en el tercer trimestre: el índice de precios en gastos de consumo personal, una medida a la que presta mucha atención la Reserva Federal, subió a un ritmo del 1,1%, después de hacerlo un 3,1% en el trimestre anterior. Si se excluyen los precios más volátiles de combustibles y alimentos, el núcleo de este índice se incrementó apenas un 0,7%, el menor ritmo desde 1962.

Pausa en la política monetaria

Las cifras del crecimiento económico, junto con la disminución del ritmo inflacionario, podrían permitir que la Reserva Federal hiciera una pausa en su política monetaria actual que lleva a incrementos graduales de las tasas de interés.

Aún así la mayoría de los analistas todavía cree que en la próxima reunión de la Reserva Federal, ocho días después de las elecciones, el Comité de Mercado Abierto aprobará el cuarto ajuste de la política monetaria desde junio y subirá la tasa de interés al 2%.