Previsiones

Jazztel retrasa su entrada en beneficio, pero prevé quintuplicar las ventas

El plan de negocio que va a implantar Leopoldo Fernández Pujals en Jazztel ya es público. El horizonte es el año 2007 y en ese momento la meta es tener un 6% de cuota de mercado, multiplicar por cinco las ventas hasta 1.000 millones y ganar 50 millones. Pero estos logros se harán a costa de los resultados de los años más cercanos, que se han revisado a la baja.

Pujals es el primero en bromear con el escepticismo que genera su nuevo plan de negocio. 'El 50% de los empleados de Jazztel no se lo cree', aseguró ayer durante la presentación de los objetivos económicos y estratégicos hasta 2007. Pero él está convencido de que su 'visión' -así la denomina- será realidad y de que los empleados y los clientes se irán dando cuenta conforme se vayan cumpliendo las promesas.

Lo mismo pasará con la Bolsa. Por ahora, el fundador de Telepizza no puede quejarse del recibimiento de los inversores -las acciones casi han duplicado su valor desde que se conoció su llegada-, pero los analistas son otra cosa. Y para ellos fue otro comentario. Pujals se ha comprometido a que la evolución de Jazztel sea 'más positiva que la de Telepizza' y cuando ésta salió a Bolsa 'multiplicó por 17 o 18 su valor'. El fundador de la cadena de comida rápida no descarta que suceda lo mismo con Jazztel. 'Una subida así implicaría llegar a unos 4,5 euros por acción... Puede que no sea inmediato, pero en tres o cuatro años puede suceder..., cuando el mercado vea que cumplimos las promesas'.

Jazztel frenó ayer su ritmo y la recogida de beneficios hizo caer un 6% la acción. Aún así, los títulos cerraron a 0,46 euros. Para llegar a los 4,5 euros que adelanta Pujals le queda un alza del 878%.

Pujals no descarta que la acción llegue a 4,5 euros en tres o cuatro años, lo que supone subir un 878%

Y, por ahora, los analistas siguen escépticos. 'Las metas parecen demasiado ambiciosas', aseguró a Bloomberg Juan José Figares, analista de Link Securities. 'Estarán compitiendo con compañías que son mucho más grandes y con mucho más dinero para gastar'.

Los tres puntales del plan de negocio de Jazztel son una cuota de mercado del 6%, unas ventas de 1.000 millones y un beneficio superior a 50 millones. Todo ello en poco más de tres años, puesto que la previsión es para 2007.

El primero de los objetivos requiere multiplicar por seis la actual cuota de mercado de Jazztel -ronda el 1%- y supone llegar a un nivel que nadie ha rozado todavía. Después de siete años compitiendo con Telefónica, Auna es la que más lejos ha llegado y con los datos de 2003 se queda en el 5,3%.

Los 1.000 millones de facturación tampoco son tarea fácil. La operadora presidida por Pujals superará este año ligeramente los 200 millones, así que tiene que multiplicar esta cifra por cinco en tres ejercicios. La tarea es posible, según el fundador de Telepizza, gracias a fuertes inversiones en publicidad -30 millones anuales- y en otros activos, entre ellos la red -entre 50 y 70 millones en 2005-. Todo ello, aderezado con una compañía con acceso directo a través de infraestructura propia al 55% de los clientes en pocos meses, con tecnología avanzada, más plantilla -500 empleados, un 25% más- y un talante más comercial. Estos ingredientes permitirán, según Pujals, crecer muy por encima de las previsiones que ellos mismos hacen para el mercado de telecomunicaciones en su conjunto.

En cualquier caso, Jazztel reconoce que esta previsión incluye la consolidación de otras compañías, por compras o fusión, aunque rehusó dar nombres.

Finalmente, Jazztel tendrá beneficios en 2007, que superarán los 50 millones, pero llegarán un año después de lo anunciado en julio. Y es que el nuevo plan de negocio perjudicará los resultados a corto plazo, sobre todo los de 2005, que será el año en que se sienten las bases del futuro. Así, 2004 no será el primer año con beneficio operativo, porque se perderá dinero, y más todavía en 2005, todo por las fuertes inversiones. En 2006 se llegará al Ebitda positivo y en 2007, al beneficio.

Proveedores que financian

Jazztel ha dejado de ser la operadora pegada a la tesorería que era. En estos momentos dispone de unos 100 millones en caja, pero con las inversiones previstas tendrá que recaudar más.

La operadora considera que necesita entre 80 y 90 millones de fondos más hasta 2007, que se conseguirán por todas las vías posibles. Una de las más importantes serán los proveedores que ganen el contrato para extender la red de Jazztel, que tendrán que financiar el despliegue.

Otra fórmula de ahorro vendrá del bono convertible que tiene en circulación. Paga un interés del 12% y el objetivo es reducirlo.

Los tres años del plan de negocio coinciden con los que se ha comprometido Pujals a permanecer en Jazztel, aunque no ha firmado nada con la compañía. Asegura que su intención no es vender y que para dejar las cosas claras y evitar equívocos no cobrará como miembro del consejo y presidente.