EDITORIAL

Los malabares de Pujals

La entrada de Leopoldo Fernández Pujals en el capital de Jazztel ha provocado un auténtico terremoto. Pese a la recogida de beneficios del viernes, un 6% de caída, los títulos de la empresa de telecomunicaciones se han revalorizado un 84% desde que trascendió el interés de Pujals por entrar en la compañía. Un incremento que puede continuar en los próximos días al calor de las previsiones que el propio empresario puso en el mercado el viernes. De acuerdo con sus cálculos, de aquí a 2007 prevé multiplicar por cinco las ventas, ganar 50 millones y tener una cuota de mercado del 6%. Con ello, estima que la acción podrá colocarse en torno a 4,5 euros, lo que representa un alza del 878% sobre el nivel actual. Unas metas ambiciosas que han sido recibidas por los analistas con una buena dosis de escepticismo. Lograr el éxito en el mercado de las telecos es tremendamente difícil. Casi tanto como encontrar una empresa que cumpla a rajatabla sus previsiones a tres o cuatro años vista. Por ello, Pujals va a tener que echar mano de todos los malabares que usó en Telepizza para repetir resultado.