Gasolina

Shell intenta calmar a las gasolineras de Disa

La petrolera anglo-holandesa Shell aseguró ayer que el acuerdo suscrito con la compañía canaria Disa para venderle su red de estaciones de servicio en España reduce 'al mínimo' los cambios respecto a clientes y gasolineras abanderadas, y garantiza la continuidad de la marca. A través de un comunicado hecho público ayer, la petrolera intentaba calmar los ánimos, después de que medio centenar de gasolineras abanderadas por Shell comunicara al Servicio de Defensa de la Competencia, dependiente del Ministerio de Economía, su oposición a la venta a Disa. La operación se hizo pública el pasado 8 de septiembre, y supone la adquisición de las 338 estaciones de servicio que Shell tiene en España y de su participación del 5% en la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH).

Para Shell, el compromiso asegura la continuidad de la marca en España (durante cinco años), la distribución de sus productos y combustibles diferenciados, actuales y futuros, y la utilización de sus tarjetas.

Las estaciones de servicio, abanderadas de Shell o con contratos de larga duración, se oponen a la venta porque, según dicen, supondrá cambiar una 'marca conocida' por otra que 'prácticamente no tiene imagen'. Estas mismas gasolineras se opusieron en su día a la escisión de Shell España en Shell Peninsular y Shell Atlántica.

Si Competencia autoriza la operación, Disa se convertirá en la cuarta petrolera por número de gasolineras en España, con 499, por detrás de Repsol YPF (3.611), Cepsa (1.517) y BP (618). DISA contaba hasta ahora con 161 gasolineras, 149 en Canarias y 12 en la Península.

Operación pendiente

La venta de la red española de gasolineras de Shell a Disa está pendiente del visto bueno de la Comisión Nacional de la Energía y del Servicio de la Competencia del Ministerio de Economía. Disa podría incurrir en algún tipo de posición de dominio en las islas.