Turismo

España trata de que aviones de Marsans y Globalia puedan volar a China

Las autoridades españolas y chinas se reunirán entre los días 23 y 25 de noviembre a fin de llegar a un acuerdo que permita a grupos turísticos, como Marsans o Globalia, volar a aquel país asiático, y no sólo a Iberia como sucede desde 1992. La aerolínea de bandera no ha utilizado este derecho y otros grupos pretenden ahora aprovechar este vacío.

Iberia no ha renunciado al convenio de 1992, que le otorga el derecho a volar directamente a China. Sin embargo, en estos años, la aerolínea ha venido mostrando su falta de interés por abrir rutas a aquel país. Explica que no está allí porque no es rentable y porque no existe un público suficiente que demande estos vuelos caros y que pueda compensar las inversiones.

Esta circunstancia ha desatado un enorme interés por parte de otros grupos turísticos españoles, como Globalia y Marsans que persiguen abrir nuevas rutas hacia aquel país e intentan llenar el vacío existente con vuelos regulares , chárter, o de traslado de ciudadanos chinos que viven en España. Estas empresas han pedido de forma reiterada autorización para operar allí y para ampliar el convenio bilateral firmado con Iberia.

Precisamente, para cambiar este acuerdo e intentar dar entrada a estos grupos interesados, Aviación Civil Española se reunirá con las autoridades chinas entre los días 23 y 25 de noviembre. 'Iberia no ha utilizado este derecho y existen otros grupos españoles que pretenden aprovechar este mercado', dicen en el organismo dependiente del ministerio de Fomento.

Plazo corto

En caso de que obtenga la autorización, Air Europa espera poder convertirse en la primera aerolínea española en volar a Pekín (China). La compañía, perteneciente a Globalia, está dispuesta a abrir rutas hacia aquel país en un plazo muy corto de tiempo. El mercado chino es prioritario para esta empresa y por esa razón, está estudiando ampliar la infraestructura. Lo mismo le sucede al grupo Marsans. A través de sus aerolíneas Pullmantur y Air Plus, está pidiendo permisos para realizar los trayectos desde Barcelona a Pekín y Shanghai, con una frecuencia de dos vuelos semanales.

La cadena Sol Meliá también está estudiando entrar en China con la gestión de un establecimiento de 700 habitaciones en la localidad de Pudong.

Existen muchas razones para entrar en ese destino. Por un lado, supone un mercado con al menos 20 millones de ciudadanos chinos con poder adquisitivo suficiente para realizar viajes, según la secretaría de Estado de Comercio y Turismo.

Pero, además, la entrada de China en La Organización Mundial de Comercio parece haber suavizado las primas de riesgo que existían en el pasado y que paralizaban las inversiones.

Cadenas hoteleras internacionales como Marriot, Hilton, Starwood ya han mostrado su interés por estar allí.

Vuelos: El vacío de rutas directas hacia Asia se hace más grande

Las compañías aéreas que volaban directamente desde España hacia Asia han ido retirándose de esta ruta. Sólo Thai mantiene sus tres conexiones semanales desde Madrid a Bangkok, con escala en Roma.

China Easten también ha abandonado el mercado. Realizaba vuelos desde 1994 a Pekín y Shanghai desde Madrid y ha cancelado estas conexiones el pasado verano. Singapore Airlines anulará los dos vuelos semanales que mantenía entre Madrid, Pekín y Shanghai.

Iberia renunció a realizar vuelos directos a Asia en diciembre de 1998 cuando canceló su ruta a Japón.

La aerolínea de bandera ha renunciado a volar a China, a pesar de las presiones que ha recibido del Gobierno, a través del Ministerio de Industria, para que abra rutas a fin de aprovechar este potencial.