Pacto de Estabilidad

Almunia insiste en que la UEM no puede gobernarse con sanciones y amenazas

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha asegurado hoy que de salir adelante sus propuestas sobre reforma de la aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento "disminuirá el riesgo de tener déficits excesivos en el futuro", pero una vez que haya inclumplimientos habrá que lograr acuerdos basados en la racionalidad económica porque la Unión Económica y Monetaria (UEM) no puede gobernarse "en base a sanciones y amenazas".

Almunia, que ha hablado a la prensa tras pasar el examen ante el Parlamento Europeo para ser nuevamente comisario a partir del 1 de noviembre, ha defendido sus ideas ante un foro de eurodiputados volcado en la defensa del status quo respecto al texto del Pacto, a la vez que reclamaba contundencia para los infractores.

En cambio, el responsable europeo ha apuntado que la recepción por parte de los ministros de sus propuestas "fue positiva", sobre todo en cuanto al refuerzo de la parte preventiva.

"Hay más dificultades sobre la parte correctiva del Pacto" y, en particular, la cláusula de "circunstancias excepcionales" para "reanalizarla con el fin de incluir mayor racionalidad económica sin debilitar la parte correctiva del Pacto", ha señalado Almunia.

Temor ante las ¢circunstancias de cada país¢

El eurodiputado popular José Manuel García Margallo ha mostrado durante la audición su "alarma" respecto a que la decisión de la Comisión de "tener en cuenta las circunstancias de cada país", se convierta en "25 reglas distintas".

Para "amortigüar" este sentimiento, Almunia ha apuntado que su objetivo es que las mismas reglas se apliquen a los 25 y que todos sean "tratados en pie de igualdad". Pero, "la igualdad no es tratar a todos por igual, si no por igual a los iguales", ha subrayado.

Teniendo en cuenta los recelos que ha presentado el Banco Central Europeo (BCE) a estas reformas, Almunia ha abogado por "buscar un ámbito de consenso lo más amplio posible para que el Pacto tenga más racionalidad económica, más credibilidad y más capacidad de ser aplicado".

La Unión deberá encontrar un "balance justo para aplicar las mismas reglas, pero racionalidad económica", porque en caso contrario, con la "simplicidad vamos a caer en la irracionalidad".

El caso griego es único

Respecto al escándalo sobre las cuentas públicas de Grecia, el comisario ha asegurado que éste es "un caso único" que no se puede generalizar, al tiempo que aseveró que "hoy tenemos estadísticas fiables en Europa, tanto las que produce Eurostat como los Estados miembros". En todo caso, dijo, el tema griego indica la necesidad de incrementar los medios jurídicos y financieros de Eurostat.

En la práctica, el descubrimiento de que Grecia ha estado falseando sus cifras de déficit y por ende violando sistemáticamente el Pacto de Estabilidad, tendrá su continuidad desde Bruselas. "Hemos recibido de Grecia datos mucho más acordes a la realidad" el pasado 31 de septiembre, ha apuntado, pero una misión especial de la Unión viajará próximamente a Atenas para analizar su certeza y los datos antes del 2000.

Si hay motivo para abrir un procedimiento de infracción, la Comisión "lo hará" y si Atenas incumple las recomendaciones que se le hagan, la Comisión Europea "puede decidir la suspensión de los pagos de los fondos de cohesión".