Basilea II

Los bancos reducirán su presencia en capital riesgo

Las pequeñas y medianas empresas de capital riesgo verán reducidas su fuente de financiación por el sector bancario con la entrada en vigor de Basilea II, según Dominique Barthel, directora general de Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri).

Hasta 2006, fecha de aplicación de la nueva norma, las entidades financieras deberán tener unas reservas fijas del 8% para las inversiones crediticias y otros activos. Con Basilea II, el sistema de cuota fija será sustituido por la implantación de una nueva fórmula variable de reservas en función del riesgo de cada operación. El baremo oscila del 13% al 17%, según la última Directiva de Adecuación de Capital.

Barthel asegura que 'los bancos se verán obligados a inmovilizar fondos superiores, y por tanto, lo más seguro es que se produzca una importante reducción de las inversiones bancarias en las actividades de capital riesgo'.

El sector bancario constituye actualmente la principal fuente de financiación para el capital riesgo, con un 42,1% del total. Además, del volumen total gestionado por capital riesgo, las instituciones financieras nacionales suponen el 22% de la tarta, según los últimos datos de Ascri.

Desde Ascri y desde la Asociación Europea de Capital Riesgo (EVCA) se solicita que la nueva norma recoja el riesgo inherente de cada una de las modalidades de inversión.

Si el acuerdo de Basilea se establece, tal y como está previsto, y los bancos reducen sus aportaciones, los gestores de capital riesgo buscarán otras inversores como fondos de pensiones, aseguradoras, fondos de fondos, empresas no financieras e inversores públicos particulares.

Demandas

Diferentes riesgos, distintas reservas. Las empresas de capital riesgo quieren que Basilea II tenga en cuenta que no tiene el mismo riesgo invertir en una empresa de nueva creación que en una en fase de expansión. Tampoco es igual invertir en una sociedad que en un fondo.