CincoSentidos

La crueldad de las relaciones laborales

Hasta dónde está dispuesto a llegar para conseguir ese puesto de trabajo que ansía? De este planteamiento parte la última indagación sobre la crueldad humana del dramaturgo catalán Jordi Galcerán, autor de Palabras cruzadas. Cuatro candidatos a un puesto de alto ejecutivo en una multinacional, una sola vacante y un método de selección de personal 'surrealista, límite y humillante', según admite el autor, que se ha basado en la 'literatura empresarial' para escribir esta obra.

Es El método Grönholm, una sátira de la competitividad y las relaciones de poder que se establecen en una entrevista de trabajo, 'ese juego cruel por el que todos pasamos' y donde la identidad y la apariencia de los personajes juegan una partida 'sin piedad'. La situación tiene mucho de reality show.

La obra, dirigida por Tamzim Townsend y con Carlos Hipólito, Cristina Marcos, Jorge Roelas y Jorge Bosch en el reparto, se estrena mañana en el Teatro Marquina de Madrid. El mismo día y a la misma hora el montaje que hace Sergi Belbel del mismo texto, con Jordi Boixaderas, Lluís Soler, Roser Batalla y Jordi Díaz, pisará las tablas del Teatro Poliorama de Barcelona. Dos puntos de vista de un mismo texto: 'más despiadado en Barcelona, más humano en Madrid', apunta Galcerán.

'¿Hasta dónde puede entrar una empresa en tu vida personal?', reflexiona el autor

Perverso e incluso trágico, el método que plantea la obra pone a los cuatro candidatos en situaciones límite, absurdas e incómodas para reflexionar así sobre la cultura de la competitividad.

Desde un principio los personajes se ven en la tesitura de que uno de ellos es un miembro de la empresa camuflado, lo que instala la duda y la desconfianza en el centro de sus relaciones. 'El resto no se puede desvelar', coinciden la directora y los actores del montaje madrileño, que califican el texto de sorprendente por sus continuos giros y vueltas de tuerca.

'¿Hasta dónde puede entrar una empresa en tu vida?', se pregunta el autor. Galcerán reflexiona sobre ese concepto 'tan americano' de la empresa como familia que 'va ocupando sutilmente parcelas del ocio y la vida de las personas'.

La idea de la obra parte de una anécdota real: el hallazgo en una papelera de Madrid de documentos de un departamento de personal de un supermercado donde había anotaciones crueles sobre las candidatas a cajera. A partir de ahí, el autor ha querido reflexionar sobre lo que denomina 'los efectos colaterales del capitalismo'.

Esta caricatura cómica y trágica de las relaciones laborales, del juego entre la identidad y las apariencias en el mundo contemporáneo será adaptada al cine por el argentino Marcelo Piñeiro en los próximos meses.