EDITORIAL

Arraigo laboral

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, expuso ayer en el Congreso algunos puntos del Reglamento de la Ley de Extranjería que prepara el Gobierno. A falta de consensuar los detalles con los grupos parlamentarios y los agentes sociales, el Gobierno pretende introducir la figura del 'arraigo laboral', que permitirá regularizar a inmigrantes que puedan demostrar que llevan al menos un año trabajando en España sin papeles. El empresario denunciado que regularice a un inmigrante irregular eludirá la sanción siempre y cuando abone las cotizaciones a la Seguridad Social atrasadas del último año y se comprometa a emplear a este trabajador durante al menos otro año. Además, durante un tiempo limitado, los inmigrantes que cuenten con una oferta de trabajo para al menos un año también quedarán regularizados y podrán ser inscritos en la Seguridad Social. El Gobierno puede ganarse así el apoyo de las empresas sin suscitar las críticas de quienes temían una 'amnistía' generalizada a quienes contratan a ilegales. Y, sobre todo, da el primer paso para solucionar este gravísimo problema.