TRIBUNA

Batalla por las remesas de los inmigrantes

Los bancos y las cajas de ahorros comprendieron pronto que la población inmigrante vendría a representar un segmento importante de su clientela. Por ello se dedicaron a diseñar productos financieros específicos para esa demanda. Ahora, un estudio realizado por la Universidad Pública de Navarra (UPNA) señala que el elevado volumen de las remesas de dinero enviadas por los inmigrantes a sus países de origen está abriendo nuevos frentes. Bancos y cajas tienen duros competidores en Correos y en los locutorios. Estos últimos, en una reacción a las iniciativas de los bancos y cajas, que ya les están recortando lo que hasta hace poco era un pingüe negocio, han empezado a lanzar más ofertas, en una guerra de tarifas y por la rapidez en las entregas. Las entidades financieras, sin embargo, cuentan con programas que se van implantando, como Money Change (cajas rurales), Trabex (Banco Popular) o Dinero Express (BBVA).

La población inmigrante asentada en España envió el año pasado 3.000 millones de euros a sus Estados de origen, una significativa contribución al PIB de países como Colombia, Ecuador, Marruecos o Rumanía. El informe de la UPNA señala que el 65% de los inmigrantes envía dinero regularmente; el 35% restante o no tiene familia o ha conseguido reagruparla en España. La cantidad media es de 1.891 euros al año, aunque algunos, como los colombianos, que son los más regulares en sus envíos, llegan a los 2.700 euros.